ilustración de elementos de la naturaleza, como hojas y aves
UN AÑO EN RESUMEN Los cambios no suceden de la noche a la mañana, y aquí mostraremos cómo este último año podría afectar la decisiva década que se aproxima.

Nuestra Ciencia

Un año en resumen: cinco tendencias del 2021

Los cambios no suceden de la noche a la mañana, y aquí mostraremos cómo 2021 podría afectar esta decisiva década que se aproxima.

Comenzamos el año preguntándonos, ¿tendrá la naturaleza un rol protagónico durante el 2021?  Ahora que llegó la etapa de reflexión, es tiempo de hacer un balance de cuánto se avanzó y cómo afectará este año a lo que resta de esta próxima década tan crucial. 

Es probable que algunos sientan que la primera porción de esta década haya sido tiempo perdido. A fin de cuentas, las cumbres mundiales que se suponían que iban a hacer del 2020 un “superaño” ambiental solo verán un cierre hacia 2022. Aun con el ambiente caldeado por las cumbres climáticas tan esperadas de este año, muchos activistas insisten en que no deberíamos festejar las nuevas promesas hasta tanto no se conviertan en hechos.

De inmediato esto nos obliga a preguntarnos: ¿cuánto importa realmente un año?

Dado que cada fracción de grado de calentamiento supone impactos climáticos más profundos, un año entero de emisiones sin mitigar podría convertirse en un problema serio. Por otro lado, sabemos que el progreso no se logra de la noche a la mañana; generar cambios implica sembrar y promover, incluir y trabajar arduamente durante muchos años, sobre todo en la magnitud necesaria dadas las emergencias climáticas y de biodiversidad. Por lo tanto, aunque es difícil saber qué saldo arrojará el 2021 a ojos de los futuros historiadores, aquí presentamos 5 maneras en las que este año podría contribuir con tendencias favorables para el planeta.

ilustración mostrando agua, humanos, peces y hojas.
SISTEMAS ALIMENTARIOS Regenerativos

#5

El 2021 puso sobre la mesa la posibilidad de un futuro sin deforestación.

Si bien existen indicios de que en las últimas décadas (enlace en inglés) se produjo una desaceleración mundial, las tasas de deforestación aún son elevadas, y los “pulmones del planeta” continúan mostrando el mayor deterioro, es decir, los bosques tropicales de edad madura. Hoy en día, los factores principales que causan la deforestación son los sistemas alimentarios, pero diversos actores trascendentes aseguran que no tiene porqué ser así. En el marco de la COP26, 141 países se comprometieron a detener y revertir la deforestación para el año 2030 (enlace en inglés) con una iniciativa de USD 3 000 millones (enlace en inglés) destinados a fomentar la financiación innovadora en favor de una agricultura sin deforestación en Sudamérica, lo que abrirá el camino para que los países honren con sus promesas. No es la primera vez que los países acuerdan responder al problema de la deforestación mundial, pero esta vez la asignación de fondos desde el inicio mismo de la iniciativa podría potenciar las posibilidades de éxito.

INVESTIGUEMOS A FONDO: Conozca cómo una nueva investigación sobre los alimentos también podría beneficiar a los bosques.

Si bien existen indicios de que en las últimas décadas (enlace en inglés) se produjo una desaceleración mundial, las tasas de deforestación aún son elevadas, y los “pulmones del planeta” continúan mostrando el mayor deterioro, es decir, los bosques tropicales de edad madura. Hoy en día, los factores principales que causan la deforestación son los sistemas alimentarios, pero diversos actores trascendentes aseguran que no tiene porqué ser así. En el marco de la COP26, 141 países se comprometieron a detener y revertir la deforestación para el año 2030 (enlace en inglés) con una iniciativa de USD 3 000 millones (enlace en inglés) destinados a fomentar la financiación innovadora en favor de una agricultura sin deforestación en Sudamérica, lo que abrirá el camino para que los países honren con sus promesas. No es la primera vez que los países acuerdan responder al problema de la deforestación mundial, pero esta vez la asignación de fondos desde el inicio mismo de la iniciativa podría potenciar las posibilidades de éxito.

INVESTIGUEMOS A FONDO: Conozca cómo una nueva investigación sobre los alimentos también podría beneficiar a los bosques.

ilustración de monedas, árboles y más.
MERCADOS DE CARBONO

#4

Un acuerdo en 2021 podría catalizar el crecimiento de los mercados de carbono.

También en virtud de la COP26, casi 200 países llegaron a un acuerdo final sobre los mercados de carbono. Este pacto tan esperado podría ayudar a generar nuevos flujos de financiamiento para la protección de los bosques y humedales, y favorecer la transición hacia energías limpias. Se trata de un gran avance respecto del Acuerdo de París de 2015. Aunque los mercados de carbono son solo una de las herramientas para mitigar el cambio climático, si se diseñan de manera efectiva, podrían agilizar las soluciones propias de la naturaleza dentro de la acción climática mundial. Sacar el máximo provecho de este mecanismo depende de la acción voluntaria de los sectores públicos y privados.

CONOZCAMOS MÁS: Recorra esta guía visual (enlace en inglés) sobre las compensaciones de las emisiones de carbono.

También en virtud de la COP26, casi 200 países llegaron a un acuerdo final sobre los mercados de carbono. Este pacto tan esperado podría ayudar a generar nuevos flujos de financiamiento para la protección de los bosques y humedales, y favorecer la transición hacia energías limpias. Se trata de un gran avance respecto del Acuerdo de París de 2015. Aunque los mercados de carbono son solo una de las herramientas para mitigar el cambio climático, si se diseñan de manera efectiva, podrían agilizar las soluciones propias de la naturaleza dentro de la acción climática mundial. Sacar el máximo provecho de este mecanismo depende de la acción voluntaria de los sectores públicos y privados.

CONOZCAMOS MÁS: Recorra esta guía visual (enlace en inglés) sobre las compensaciones de las emisiones de carbono.

ilustración de organismos
NATURALEZA & SALUD PÚBLICA

#3

La ciencia del 2021 lo confirma: somos naturaleza.

Los ecosistemas saludables son nuestra fuente de descanso, alimento y medicina; todo lo que la humanidad necesita para sobrevivir. Sin embargo, al explotarlos, nos exponemos a un riesgo incalculable; por ejemplo, los científicos de TNC descubrieron hace poco que los mamíferos silvestres que se comercializan habitualmente son portadores del 75 % de los 226 virus que se transmiten entre hombres y animales (enlace en inglés). Por suerte, un número creciente de líderes mundiales reconocen que nuestro destino y el de la naturaleza dependen de lo mismo; en los últimos dos años, el Foro Económico Mundial (FEM), en su Informe anual de Riesgos Globales (enlace en inglés), clasificó la degradación ambiental como una de las amenazas más serias a largo plazo para el bienestar de la humanidad, y, por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) insta a alcanzar una recuperación ecológica (enlace en inglés) para promover la salud humana.

REFLEXIONEMOS: Lynn Scarlett de TNC nos cuenta de qué modo proteger a la naturaleza ayuda a garantizar aire limpio, agua potable y comida para el futuro.

Los ecosistemas saludables son nuestra fuente de descanso, alimento y medicina; todo lo que la humanidad necesita para sobrevivir. Sin embargo, al explotarlos, nos exponemos a un riesgo incalculable; por ejemplo, los científicos de TNC descubrieron hace poco que los mamíferos silvestres que se comercializan habitualmente son portadores del 75 % de los 226 virus que se transmiten entre hombres y animales (enlace en inglés). Por suerte, un número creciente de líderes mundiales reconocen que nuestro destino y el de la naturaleza dependen de lo mismo; en los últimos dos años, el Foro Económico Mundial (FEM), en su Informe anual de Riesgos Globales (enlace en inglés), clasificó la degradación ambiental como una de las amenazas más serias a largo plazo para el bienestar de la humanidad, y, por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) insta a alcanzar una recuperación ecológica (enlace en inglés) para promover la salud humana.

REFLEXIONEMOS: Lynn Scarlett de TNC nos cuenta de qué modo proteger a la naturaleza ayuda a garantizar aire limpio, agua potable y comida para el futuro.

ilustración mostrando manos juntas
LÍDERES ASUMEN COMPROMISO

#2

Los líderes asumieron el compromiso por la naturaleza (y la cooperación) en 2021.

En los últimos años, cientos de científicos en todo el mundo demostraron que la naturaleza se encuentra en peligro (enlace en inglés). Durante el 2021, más de 90 países reaccionaron y se comprometieron a revertir la pérdida de la biodiversidad para el año 2030 mediante el Compromiso de los Líderes por la Naturaleza (enlace en inglés). Con este compromiso, muchos países también reconocieron que se necesita un enfoque “social e integral” que permita el liderazgo comunitario, en particular el de los Pueblos Indígenas que son los guardianes de gran parte de la biodiversidad restante de la Tierra. A pesar de algunas promesas esperanzadoras —incluidos los USD 1700 millones que fueron anunciados en la COP26 para promover los derechos a las tierras indígenas en todo el mundo—, el fracaso de los compromisos anteriores nos recuerda que debemos poner en práctica los planes de acción, terminarlos y rendir cuentas para cumplir realmente con el planeta a través de una cooperación genuina.

EXPLOREMOS LAS SOLUCIONES: Conozca 5 estrategias claves para la conservación escalable y 14 comunidades que marcan el camino a seguir.

En los últimos años, cientos de científicos en todo el mundo demostraron que la naturaleza se encuentra en peligro (enlace en inglés). Durante el 2021, más de 90 países reaccionaron y se comprometieron a revertir la pérdida de la biodiversidad para el año 2030 mediante el Compromiso de los Líderes por la Naturaleza (enlace en inglés). Con este compromiso, muchos países también reconocieron que se necesita un enfoque “social e integral” que permita el liderazgo comunitario, en particular el de los Pueblos Indígenas que son los guardianes de gran parte de la biodiversidad restante de la Tierra. A pesar de algunas promesas esperanzadoras —incluidos los USD 1700 millones que fueron anunciados en la COP26 para promover los derechos a las tierras indígenas en todo el mundo—, el fracaso de los compromisos anteriores nos recuerda que debemos poner en práctica los planes de acción, terminarlos y rendir cuentas para cumplir realmente con el planeta a través de una cooperación genuina.

EXPLOREMOS LAS SOLUCIONES: Conozca 5 estrategias claves para la conservación escalable y 14 comunidades que marcan el camino a seguir.

ilustración de monedas, hojas y el planeta
FINANCIACIÓN DE BIODIVERSIDAD

#1

¿Un año más cerca de hacer que la "financiación de la biodiversidad" sea redundante?

Mientras que algunos de los líderes financieros más importantes (enlace en inglés) reconocen que el cero neto es el futuro, son muchos menos los que tomaron medidas para una economía positiva para la naturaleza. Durante el 2019, el mundo gastó aproximadamente USD 130 000 millones anuales en actividades que benefician a la naturaleza, lo que representó casi el triple de los fondos utilizados en el 2012, pero esto no es nada comparado a los USD 770 000 millones que se necesitan cada año para revertir la pérdida de biodiversidad para el año 2030.

Este año hubo indicios de un impulso positivo cuando los líderes del G7 declararon que “nuestro mundo no solo debe alcanzar el cero neto, sino que también debe ser positivo para naturaleza”. A partir del mandato del 2020 de “transformar los flujos financieros mundiales que generan efectos negativos para la naturaleza en efectos positivos” recientemente se creó un equipo de trabajo de más de 200 instituciones financieras, gobiernos y empresas (enlace en inglés). También existen otras iniciativas nacionales que ayudan a redefinir la financiación en beneficio de la naturaleza, incluido un proyecto de ley estadounidense sobre infraestructura que comprende alrededor de USD 76 000 millones para la financiación ecológica, y el compromiso de Belice de realizar la conversión de deuda más grande de la historia para la conservación de los océanos.

GUÍA RÁPIDA: Consulte este plan sobre la compensación de la biodiversidad.

Mientras que algunos de los líderes financieros más importantes (enlace en inglés) reconocen que el cero neto es el futuro, son muchos menos los que tomaron medidas para una economía positiva para la naturaleza. Durante el 2019, el mundo gastó aproximadamente USD 130 000 millones anuales en actividades que benefician a la naturaleza, lo que representó casi el triple de los fondos utilizados en el 2012, pero esto no es nada comparado a los USD 770 000 millones que se necesitan cada año para revertir la pérdida de biodiversidad para el año 2030.

Este año hubo indicios de un impulso positivo cuando los líderes del G7 declararon que “nuestro mundo no solo debe alcanzar el cero neto, sino que también debe ser positivo para naturaleza”. A partir del mandato del 2020 de “transformar los flujos financieros mundiales que generan efectos negativos para la naturaleza en efectos positivos” recientemente se creó un equipo de trabajo de más de 200 instituciones financieras, gobiernos y empresas (enlace en inglés). También existen otras iniciativas nacionales que ayudan a redefinir la financiación en beneficio de la naturaleza, incluido un proyecto de ley estadounidense sobre infraestructura que comprende alrededor de USD 76 000 millones para la financiación ecológica, y el compromiso de Belice de realizar la conversión de deuda más grande de la historia para la conservación de los océanos.

GUÍA RÁPIDA: Consulte este plan sobre la compensación de la biodiversidad.

¿Cuáles fueron los resultados finales?

El 2021 introdujo compromisos financieros y políticos importantes a nivel mundial y es probable que esto lo diferencie de los últimos años. Sin embargo, el progreso real supone resultados mensurables para la naturaleza y las personas. Las promesas terminan siendo letra muerta si no tienen planes de acción, rendición de cuentas y una cooperación genuina en los años por venir. En lo que respecta a cuánto importa realmente un año: cualquier lapso de tiempo dentro de una tendencia hacia el progreso resultará significativo en esta próxima década tan crucial.