una mujer se agacha en el suelo y mira un racimo de plátanos cerca de un árbol de plátano
Agroforestería en Brasil En la finca Fazenda Nova Coruputuba, los plátanos crecen en bosques nativos. © Felipe Fittipaldi

Perspectivas

Proteger la naturaleza mediante alianzas auténticas

Jennifer Morris, directora ejecutiva de TNC
Jennifer Morris Directora Ejecutiva

Más

Mientras los líderes de todo el mundo se reúnen en el Congreso Mundial de la Naturaleza, tanto en persona como virtualmente, he estado considerando la intersección crítica de la protección del hábitat y el respeto por las comunidades humanas.

Guiada por la ciencia, The Nature Conservancy (TNC) entiende que no podemos afrontar el doble reto de la pérdida de biodiversidad y la crisis climática sin establecer objetivos ambiciosos de cambio. Eso incluye abogar por un objetivo trascendental a escala mundial para la conservación de los ecosistemas marinos, terrestres y de agua dulce. TNC apoya los amplios llamados para lograr el objetivo del 30% promovido por la Campaña por la Naturaleza y otros como la mejor esperanza de un futuro sostenible para la naturaleza y las personas.

Pero con demasiada frecuencia, los esfuerzos de conservación del pasado encerraron grandes extensiones de tierra, reforzaron las estructuras coloniales y contribuyeron a la desigualdad. A muchos les preocupa que los nuevos objetivos de protección de la biodiversidad a escala mundial puedan seguir un camino similar. Las acciones futuras no tienen por qué repetir estos errores. Reducir la complejidad de la conservación a una falsa elección entre las personas y la naturaleza no nos acercará a las soluciones.

una vista aérea de un pequeño pueblo rodeado de tierras boscosas y aguas costeras
Emerald Edge Una vista aérea de la aldea de la Nación Ahousaht en Clayoquot Sound © Bryan Evans
a man hangs out of a window of a small boat and waves at the camera
CLAYOQUOT A lo largo de la costa sur de Columbia Británica, las Primeras Naciones han avanzado sus planes de uso y cuidado de la tierra que reflejan sus prioridades © DuChemin

Por el contrario, la conservación para las próximas décadas debe basarse en auténticas alianzas con los pueblos indígenas y las comunidades locales, que manejan al menos una cuarta parte de las tierras del mundo y una gran extensión de agua dulce y zonas costeras. No podemos alcanzar objetivos ambiciosos en materia de biodiversidad y clima sin trabajar junto a estas comunidades y apoyarlas. 

Garantizar el reconocimiento y el respeto de los derechos de los pueblos indígenas durante todo este proceso y centrar su liderazgo, compromiso y beneficio a largo plazo es esencial para el éxito de la conservación. Con un compromiso respetuoso y auténtico, podemos entender las necesidades y los objetivos de las comunidades. Y trabajar con las comunidades locales para encontrar la solución adecuada, en el lugar adecuado, es fundamental para el éxito de la conservación. Cómo y dónde se realiza esta conservación es tan importante como la superficie de hábitat que se protege, y los gobiernos, las empresas y las ONG deben comprometerse a trabajar con las comunidades locales para encontrar la solución adecuada, en el lugar adecuado. 

Por eso TNC exhorta al Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas —que pronto fijará los objetivos mundiales de protección del hábitat a diez años— a que incluya un lenguaje que garantice el reconocimiento adecuado de los derechos y las contribuciones de los pueblos indígenas y locales que tradicionalmente gobiernan y conservan las tierras y las aguas.

dos hombres se sientan en el suelo alrededor de una mesa en una yurta
comida con un pastor mongol El Director de Conservación de TNC en Mongolia, Galbadrakh Davaa (izq), se reúne con Otgonbaatar Tsog, un pastor mongol y socio de TNC, en la casa de Tsog, una estructura similar a una tienda de campaña llamada ger. © Ted Wood

En lo que respecta a TNC, esta “alianza auténtica” significa que nos dedicamos a trabajar de una manera que considera y respeta plenamente a las personas. Esto significa:

  • Establecer una mesa más amplia y defender a los que históricamente han sido excluidos de los procesos de toma de decisiones, de la elaboración de políticas y del apoyo financiero. Esto comprende abogar por una inclusión más amplia en los organismos de toma de decisiones como el Congreso Mundial de la Naturaleza y el Convenio sobre la Diversidad Biológica.
  • Escuchar lo que la población local necesita y lo que puede aportar. Reconocemos la relación recíproca entre la diversidad ecológica y cultural y, siempre que sea posible, buscamos soluciones que ofrezcan beneficios económicos, ecológicos y sociales.
  • Potenciar el liderazgo de quienes han manejado bien sus tierras y aguas durante generaciones, utilizando un marco basado en los derechos que refleje la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
  • Aportar un enfoque de derechos humanos a nuestro trabajo y apoyar el principio del Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI) a la hora de determinar qué esfuerzos de conservación cuentan para los objetivos de conservación, lo que puede incluir esfuerzos, de acuerdo con los planes autodeterminados de las comunidades, en los que las comunidades indígenas y locales dispongan de un uso sostenible.

La protección de la naturaleza no consiste en dejar a la gente fuera. La ciencia de TNC indica que, con una buena planificación, se pueden alcanzar objetivos importantes de protección del hábitat sin desplazar a las personas ni afectar negativamente a sus medios de vida. 

Cómo y dónde ocurre la conservación es tan importante como la cantidad de kilómetros cuadrados que se protegen. [Nosotros] debemos comprometernos a trabajar con las comunidades locales para encontrar la solución correcta

En todo el mundo, la custodia responsable de las tierras y las aguas por parte de las comunidades indígenas y locales se ha guiado durante mucho tiempo por visiones del mundo que reflejan una profunda conexión con el lugar, una interdependencia con la naturaleza y un compromiso con las generaciones futuras. La custodia responsable indígena y comunitaria a menudo logra mayores resultados de conservación y mantiene más biodiversidad que las áreas protegidas por el gobierno. Las tierras que pertenecen a los pueblos indígenas y las comunidades locales, que son manejadas por ellos, cubren al menos el 38% de los paisajes intactos que todavía subsisten en el planeta y vastas extensiones de agua dulce y hábitats marinos costeros, que albergan el 80% de la biodiversidad que queda en el mundo. También almacenan el 17% del carbono forestal del planeta

  • 38%

    Las tierras que pertenecen y son administradas por los pueblos indígenas y las comunidades locales cubren al menos el 38% de los paisajes intactos que quedan

  • 80%

    Estos paisajes albergan el 80% de la biodiversidad restante del mundo.

  • 17%

    Estos paisajes también albergan el 17% del carbono forestal del planeta.

un hombre está de pie sosteniendo una lanza, con un campo de ganado detrás de él
pastor de ganado Loyanae Lonolngiro pastorea su ganado fuera de una boma (recinto). © Ami Vitale
dos jirafas miran hacia la cámara, una en primer plano y otra en el fondo
KENIA Las jirafas reticuladas son solo una de las especies que se benefician del manejo de tierras de Loisaba Conservancy. © Ami Vitale

Si bien la alta presión del desarrollo amenaza a casi la mitad de estos lugares que son críticos para abordar la biodiversidad y las emergencias climáticas, los pueblos indígenas y las comunidades locales lideran iniciativas que demuestran cómo la naturaleza y las personas pueden prosperar juntas.

En las zonas de conservación comunitaria en Kenia, por ejemplo, las comunidades protegen sus tierras para la vida silvestre y usos sostenibles que conducen a mejores medios de vida.  Al otro lado del océano en América del Norte, las Primeras Naciones han desarrollado y avanzado visiones del uso de la tierra que reflejan las prioridades culturales, económicas y ambientales locales. Y a nivel internacional, los agricultores locales están cultivando alimentos de una manera que restaura activamente los hábitats, protege la biodiversidad y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sea cual sea el programa o la ubicación, requiere dedicar tiempo y esfuerzo para trabajar a la velocidad de la alianza, y respetar las diferencias de perspectiva. El conflicto entre los distintos usos de nuestro mundo natural continuará; pero eso no es motivo para aceptar la derrota. Utilizando como guía los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el Convenio sobre la Diversidad Biológica, TNC y nuestras organizaciones afines están dispuestas a seguir trabajando con los gobiernos locales, nacionales y tribales para encontrar soluciones positivas para la naturaleza que funcionen para la gente a largo plazo.

Jennifer Morris, directora ejecutiva de TNC

Jennifer Morris es la Directora Ejecutiva de The Nature Conservancy.

Más Sobre Jennifer Morris