Saltar al contenido
Vista aérea del río Altamaha en Georgia
Altamaha Vista aérea del río Altamaha en Georgia. © Blake Gordon Photography

Proporcionar agua y alimentos de forma sostenible

El encanto del río Altamaha

A pesar de que el río Altamaha en Georgia suele pasar desapercibido, sus aguas ejercen una poderosa atracción en el estado y en la vida de unos pocos apasionados.

Por Stephanie Tames

Justo al sur de Savannah, Georgia, sobre la I-95, la autopista principal de norte a sur que abraza la Costa Este de los Estados Unidos, un puente cruza el río Altamaha. Por el desenfoque de ir a 65 millas por hora, es fácil perder de vista el agua.

Y muchas personas lo han hecho. Pero si desaceleraran y miraran abajo, verían un ancho y oscuro río, sus orillas cubiertas en una enredadera de maderas duras mixtas, pinos y palmitos, todo envuelto en el velo gris-verdoso del musgo español. Verían un río suspendido en el tiempo y espacio.

El Altamaha ha sido llamado 'el río que nadie conoce'—ni siquiera los ciudadanos de Georgia. Esto, a pesar de que recorre 137 millas a través del estado y es uno de los ríos sin represa más grande al este del Mississippi. Drena más de una cuarta parte del estado, vertiendo 100,000 galones de agua al océano cada segundo. Su enorme cuenca suministra millones de galones de agua potable cada día a Atlanta y otros centros urbanos.

A pesar del casi anonimato del Altamaha, hay un grupo de personas que se preocupan apasionadamente por el río. Personas como Jane Hurt Yarn, quien, en lugar de arriesgarse a perder una parte del río en manos de los desarrolladores, gasta decenas de miles de dólares de su propio dinero para protegerlo. Y James Holland, un pescador de cangrejos que ha dedicado gran parte de su vida a documentar la belleza natural del Altamaha y todo lo que la amenaza. Y también Christi Lambert de The Nature Conservancy, quien ha sido una cuidadora constante.

Por unos veinte años, Lambert ha trabajado mano a mano con propietarios locales, defensores del río, oficiales del estado y representantes militares e industriales para ayudar a proteger más de 100,000 acres dentro de la cuenca del Altamaha. El año pasado, la compra de TNC de una parcela de 1,080 acres conocida como Walker Lake Fishing Club colocó la última pieza del rompecabezas en la parte baja del Altamaha. Esa pieza completó un corredor de tierra protegida que recorre unas 42 millas contiguas a lo largo de las orillas del río—empezando cerca de la ciudad de Ludowici y terminando en el Atlántico. En teoría, ahora una persona podría viajar a lo largo del Bajo Altamaha, cada paso cayendo sobre tierra protegida.

Eso es importante porque para entender la devoción que genera el Altamaha—el tipo de atracción espiritual que ejerce sobre la gente, la manera en que se ha impregnado en su piel—usted debe acercarse al río. Debe detenerse, adentrarse por la orilla y sumergir sus dedos en el agua.

Un retrato de Christi Lambert con cipreses.
Cuidadora constante Christi Lambert de TNC ha trabajado durante dos décadas para proteger la cuenca del río Altamaha, con sus pantanos de cipreses y sus bosques de pino de hoja larga. © Blake Gordon

Entrando al Río

La mejor forma de ver el Altamaha es desde el agua. En un bote, experimentas el tirón de la marea y el torrente de agua dulce. Puedes deslizarte bajo la rama de un ciprés o un tupelo caído, o sentarte silenciosamente, mientras observas a las agujas moteadas bailar a lo largo de finas franjas de arena bajo el sol, con el Atlántico abierto a sus espaldas.

Las franjas de arena, depositadas allí por el caudal del río, son parte de la cinta de islas en el Altamaha Sound, donde la desembocadura del río llega al mar. Estas islas protegen la costa de Georgia, las personas y la vida salvaje que habita allí. También son parte de un ecosistema de marisma altamente productivo que gira en torno al movimiento de la marea y la interacción entre las plantas y animales. Esta área, dice Christi Lambert, funciona como un "vivero" biológico, cultivando vida desde el más pequeño microbio hasta camarones y peces, incluyendo el esturión atlántico y su primo en peligro de extinción, el esturión de nariz corta.

Las islas del Altamaha, como las orillas del mismo río, pudieron haberse puesto en peligro y desarrollado. Algunas islas vecinas—cerca de la Isla St. Simons y Sea Island—fueron trabajadas hace mucho tiempo como lugares turísticos, cubiertas de campos de golf y condominios.

Pero una mujer de Atlanta, quien amaba la costa, tenía otras ideas. En 1969, Jane Yarn persuadió a su esposo para comprar una de las pequeñas islas barrera, llamada Egg, para preservarla. Sólo dos años antes, Yarn se había apasionado acerca de la protección del medio ambiente en un viaje familiar a Kenia y África del Sur. Ahí, ella se encontró inmersa en el ambiente y fue testigo de su destrucción.

La experiencia la cambió, dice su hijo menor, Doug. "Ella sentía que no podría hacer mucho por África", recuerda de su difunta madre. "Pero ella podría hacer algo por Georgia".

La playa en el extremo norte de la Isla St. Simons en Georgia.
St. Simons La playa en el extremo norte de la Isla Little St. Simons donde el río Altamaha se encuentra con el Océano Atlántico. © Blake Gordon

La familia Yarn compró la Isla Egg—todos sus 593 acres—por $25,000. Jane Yarn continuó con su misión para proteger las islas barrera de Georgia, trabajando con TNC en la recaudación de dinero para adquirir las Islas Wolf y Little Egg de igual forma. Pronto se hizo una reputación como "la dama de la marisma" y jugó un papel importante en asuntos ambientales estatales y nacionales en TNC. (Se desempeñó como jefa del Consejo de Calidad Ambiental de la Casa Blanca bajo Jimmy Carter [véase "La forma de pensar sobre los ríos", más adelante].)

Las adquisiciones de islas lanzaron los esfuerzos de TNC para proteger millas y millas del Altamaha.

Las islas Egg, Little Egg y Wolf—5,126 en total—ahora forman el Refugio Nacional de Vida Silvestre Wolf Island. Las islas son claramente hermosas, formadas principalmente por marismas de agua salina con franjas de arena y vegetación. Olas tenues llegan de las blancas playas intactas por los muelles. Pastizales altos y exhuberantes irradiando tonos verdes y dorados, se extienden hacia el estuario, llenando los campos acuosos donde las plantaciones de arroz, antes de la guerra, una vez prosperaron.

Ahora son las aves las que prosperan. Todo el día, los cazadores de ostras, los zarapitos de pico recto, las avocetas americanas y los pelícanos blancos y negros se lanzan al vuelo, y luego regresan para pescar en equipo en el estuario. Un banco de arena cercano es el lugar de preferencia de anidación de 2,000 pares de pelícanos pardos migratorios.

Una garza percha sobre un árbol caído en el río Altamaha.
Lugar para perchar Una garza percha sobre un árbol caído en el río Altamaha. © Blake Gordon

Isla Antigua

Viajando unas 11 millas río arriba por el corredor protegido, dejas atrás el estuario y el refugio de vida salvaje Isla Wolf. Ahora está en el Área de Gestión de Vida Silvestre de Altamaha, donde las águilas calvas anidan y llenan el cielo. No es raro detectar hasta 10 cada hora—una convocación de águilas.

Aquí el pastizal de marisma de agua salada abre el camino para su contraparte de agua dulce, la hierba cortada. Fiel a su nombre, este perenne alto puede cortar casi todo, incluyendo la nariz de un perro. Las plantas como la pontederia, de las favoritas del manatí amenazado en India Oeste, crecen cerca del lugar.

Las orillas a lo largo de los bosques de agua dulce de Altamaha florecen púrpura con lirios silvestres, mientras que las palmas de abanico y las frondosas viburnum rodan a través del paisaje. El imponente ciprés y los árboles más pequeños de lima y tupelo sumergen sus elegantes extremidades hacia el río.

Todo se ajusta a la marea cambiante a medida que el movimiento del río hacia el mar se detiene y el río crece. El agua sube a las orillas; luego en unas horas la marea retrocede, dejando una marca como el anillo en una bañera. El barro y las barras de arena aparecen donde el agua acaba de fluir, y los caimanes se amontonan en los pisos.

Cedros cubiertos de musgo en el río Altamaha.
Cedros del Altamaha En gran parte del corredor protegido de 42 millas de largo del río Altamaha, las orillas del río están cubiertas de cipreses y limas de río, todos cubiertos de musgo español. © Blake Gordon

A lo largo de miles de años, la lenta corriente del río ha tallado un meandro que casi se cicla nuevamente en varios lugares. A veces el río se ha atado en nudos, formando lagos en herradura e incluso islas. Así es como 5,633 acres de manglares de madera noble de tierras bajas y crestas de arena se convirtieron en Lewis Island.

Desde el río, la isla parece acogedora, con bosques ricos y una paleta primaveral de azaleas nativas rosas—a veces llamadas madreselva de pantano por su florecer delicado y olor dulce. Pero los pintorescos canales que conducen a la isla requieren un conocimiento de las mareas cambiantes y los peligros ocultos de los bancos de arena y árboles sumergidos.

La isla alberga un bosque legendario. Aunque algunos de los árboles de la isla fueron talados por compañías madereras, se salvó un bosque primario de cipreses de 300 acres. Los árboles primarios—los cuales algunos estiman que tienen más de 1.300 años y un diámetro de 7 pies—se dice que están entre los más antiguos de este lado del Mississipi. La historia cuenta que los árboles se encontraban muy sumergidos en el interior pantanoso de la isla para ser alcanzados por los madereros. El equipo de los madereros se hundió o se atascó. Algunos restos todavía se pueden encontrar hoy en día, oxidándose entre los cipreses gigantes.

El valor de estos bosques no pasó desapercibido. En 1972, Jimmy Carter, el gobernador de Georgia en ese entonces, se aseguró de que nunca se convirtiera en aserradero. Él creo el Georgia Heritage Trust en colaboración con su amiga y futura consejera de la Casa Blanca, Jane Yarn. Uno de los primeros actos del fideicomiso, cuyo objetivo era proteger parcelas únicas en Georgia, fue adquirir y proteger Lewis Island (véase "La forma de pensar sobre los ríos," más adelante).

El amanecer sobre el río Butler.
Amanecer de Altamaha El río Butler fluye desde el tronco principal del Altamaha cerca de Darien. © Blake Gordon

En el Asombro

A pocas millas de Lewis Island, las orillas frondosas del río ocultan un sistema de canales estrechos y lagos flanqueados por bosques. James Holland nunca olvidará la primera vez que se encontró con un lago en particular, envuelto por un dosel de árboles de limas de río, árboles liquidambar y cipreses.

Este bosque de tierras de fondo había sido talado por madereros hace más de un siglo. Pero los árboles imperfectos que dejaron atrás—algunos empañados por enfermedades o marcados por un rayo—eran viejos, posiblemente tan viejos como los de Lewis Island. Para Holland, sin embargo, nada comparaba con los cipreses del lago y sus "rodillas"—raíces misteriosas que emergen del agua oscura como estalagmitas antiguas. Algunos habían crecido 8 pies de altura y estaban en racimos demasiado anchos para que Holland envolviera sus brazos alrededor. La experiencia, dice él, fue "como ver una catedral", y el momento se sintió espiritual.

"Cuando vi esos árboles gigantes y rodillas de ciprés", dice Holland, "supe desde entonces que estaba en casa".

Holland, ahora jubilado, había sido un comerciante de cangrejo en la región desde la década de 1970. Pero después de años de ver cómo disminuyen sus cosechas de cangrejo azul, se unió con otros comerciantes en 1999 para iniciar Altamaha Riverkeeper. El grupo de defensa de los ríos trabaja para limpiar el Altamaha Sound presionando para que se controle la contaminación en las operaciones agrícolas industriales y de madera río arriba.

Después de descubrir su catedral pantanosa a lo largo del río, Holland añadió la conservación a la agenda de Riverkeeper. Comenzó a trabajar con Lambert y TNC para proteger estos bosques, que ya estaban en la lista de deseos de TNC.

James Holland, defensor de ríos y cangrejero retirado, conduce una lancha motora.
Cangrejero de Altamaha El Altamaha se abre camino a través de bosques de llanuras pluviales, pantanos y marismas de sal antes de llegar al océano. También se ha convertido en la vida de socios de TNC como James Holland, un defensor de ríos y cangrejero retirado. © Blake Gordon

En 2010 la obra dio sus frutos cuando TNC completó la compra de 14.000 acres, incluyendo la catedral de Holland. TNC recaudó $25 millones en fondos privados y públicos para cubrir los costos y luego transfirió la propiedad al Departamento de Recursos Naturales del estado—el socio firme de TNC en la protección y gestión del río.

Las crestas de arena a lo largo de este tracto una vez apoyaron enormes bosques de pinos de hoja larga, que iban desde Virginia hasta Texas. Pero la mayoría de los bosques de hojas largas fueron despejados para la tala a principios de 1900, y a medida que los árboles se iban, las tortugas de la Florida, las serpientes índigo y los pájaros carpinteros de cresta roja se iban también.

Ahora el departamento de recursos naturales de Georgia está restaurando los bosques de hoja larga en el tracto de Townsend, y transformando la tierra de nuevo a su antigua gloria.

Y toda esa tierra es ahora parte del Área de Manejo de Vida Silvestre de Townsend, que está abierta para la observación de aves, el senderismo y la caza, y que marca el extremo superior del corredor protegido de 42 millas.

En 2011, después de 40 años de trabajo de conservación exitoso, sólo una brecha se mantuvo en el corredor protegido de 42 millas contiguas a lo largo de la parte inferior del río. Entonces Lambert se encontró con la oportunidad de llenar esa pieza faltante en el rompecabezas de preservación. En un acuerdo que involucró a un club de pesca privado, TNC compró una parcela de 1.080 acres a lo largo de Walter Lake para conectar cientos de millas cuadradas de áreas protegidas a lo largo del río.

"El proyecto es mucho más que el corredor de 42 millas", dice Lambert, hablando del trabajo de TNC y sus socios para proteger las tierras en toda la cuenca del Altamaha. Pero, dice, vincular las áreas protegidas fue un hito significativo—tanto para el río como para ella.

"Los ríos capturan la imaginación de la gente", dice Lambert. El Altamaha seguramente lo hace. "Este río tiene un aire de misterio y asombro asociado con él", dice, señalando la sensación de "asombro" que todavía experimenta cada vez que va al río. El Altamaha la ha mantenido bajo su hechizo durante más de 20 años, y no muestra señales de dejarse ir.

La forma de pensar sobre los ríos

Por Jimmy Carter

Presidente Carter, campeón para todos los ríos, relata un viaje al Altamaha, donde se ha preservado un tramo de 42 millas de ribera.

Un retrato de Jimmy Carter.
Jimmy Carter El presidente número 39 de Estados Unidos. © Gregory Manchess

Para un observador de aves, añadir una nueva especie a su lista de toda la vida es emocionante. Mi esposa Rosalynn y yo hemos sido observadores de aves ávidos por muchos años, y aunque el río Altamaha significa muchas cosas para muchas personas, yo siempre lo recordaré como el lugar donde añadí al ave playero de patas amarillas a mi lista. Miles de aves migratorias como el ave playero dependen del río Altamaha para sustento y refugio. Formado en la confluencia de los ríos Ocmulgee y Oconee, el Altamaha corre libre 137 millas a través del área escasamente poblada del sureste de Georgia, valiéndole el reconocimiento por ser uno de los sistemas fluviales más grandes sin represa de la Costa Este. El río serpentea silenciosamente a través de bosques profundos y pantanos, y nutre vastas marismas de sal a medida que se mezcla con el Océano Atlántico, alimentando la costa de Georgia donde algunas áreas permanecen casi prístinas.

A lo largo de los años, muchos han tratado de transformar el carácter del Altamaha, proponiendo desde represar el río hasta el dragado y el desarrollo intenso. Pero la gente local se opuso a los planes. Y a partir de finales de la década de 1960, The Nature Conservancy centró su atención en los pantanos y crestas de arena que flanquean el Altamaha, trabajando codo a codo con los guardianes locales del río para asegurar la tierra y los acuerdos de protección. Ahora, más de 40 años después de "adoptar" el río, TNC ha ayudado a salvaguardar casi 100.000 acres en la cuenca hidrográfica.

Me convencieron de la importancia del Altamaha no sólo por su poder y belleza, sino por la forma en que pienso de todos los ríos. Los ríos a gran velocidad y los arroyos serpenteantes, los arroyos turbulentos y los pantanos ondulantes siempre me han cautivado.

Mi viaje como ambientalista empezó en los ríos y arroyos alrededor de mi hogar. Desde que nuestros ancestros migraron al suroeste de Georgia, el rancho familiar ha sido alimentado por los arroyos Choctahatchee y Kinchafoonee, y por más de 80 años he disfrutado de estas cuencas.

Toda una vida pescando, nadando y observando aves me ha ayudado a aprender de primera mano que todos los aspectos de nuestra vida están conectados con la salud de los arroyos que fluyen libremente. Como líder político, quería promulgar políticas que hicieran pensar a otros de forma diferente sobre nuestros cuerpos de agua.

Cumplí con mi compromiso personal mientras serví como gobernador de Georgia. Trabajé con legisladores y ciudadanos locales para proteger el icónico río Chattahoochee, usé mi autoridad para revertir una decisión del Congreso de construir represas en el río Flint y veté cientos de permisos pendientes para drenar humedales en todo el estado. Creé el Georgia Heritage Trust, y la legislatura estatal reservó fondos para adquirir grandes y pequeñas porciones de tierra que hacen que Georgia sea única y especial.

También comenzamos el proceso de protección o adquisición de las islas costeras de Georgia y establecimos la Agencia de Protección de Marismas para salvaguardar alrededor de 600.000 acres de marismas en su estado natural prístino. Todas estas acciones, fuertemente apoyadas por mis conciudadanos, sirvieron para reforzar la protección del río Altamaha y sus llanuras aluviales.

Me convencieron de la importancia del río Altamaha no sólo por su poder y belleza, sino por la forma en que pienso en todos los ríos. Los ríos a gran velocidad y los arroyos serpenteantes...siempre me han cautivado.

Cuando me convertí en presidente de los Estados Unidos en 1977, llevé conmigo mi afinidad por los ríos. Lancé una batalla en curso, en gran parte exitosa, con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos y miembros del Congreso para limitar la construcción de otras represas que no estaban justificadas económica y ambientalmente.

He visitado el Altamaha, sin represar, en varias ocasiones, pero el viaje más memorable fue en 2000.

Guiados por un grupo de biólogos, incluido el personal de The Nature Conservancy y el Departamento de Recursos Naturales de Georgia, observamos varias especies de aves acuáticas de buceo y escuchamos historias del misterioso pájaro carpintero de pico de marfil, que una vez habría volado en los bosques circundantes.

Nos detuvimos a hablar cerca de Lewis Island, 5,633 acres de pantano y bosque antiguo cerca de la desembocadura del río, que había sido protegido por el Georgia Heritage Trust mientras yo era gobernador.

Ver esa isla salvaje en medio de este poderoso río reforzó para mí la importancia de la conservación y organizaciones como The Nature Conservancy. También fue un fuerte recordatorio de la fragilidad de nuestras áreas naturales y la necesidad de una vigilancia constante por parte de los ciudadanos privados, trabajando con organizaciones nacionales, estatales y locales para preservarlas.

Confío en que, juntos, podamos seguir tomando decisiones para proteger nuestro planeta para las generaciones futuras, pero también sé cuánto tiempo y trabajo duro se necesita. Necesitamos campeones, como los científicos, el personal y los partidarios de The Nature Conservancy, para mantenerse alerta ante nuevas amenazas que dañarían o disminuirían tierras y aguas como el río Altamaha.

Sé que juntos podemos llevar a cabo el legado de aquellos que han venido antes que nosotros, asegurando un futuro sano y abundante para toda vida que dependa de los ríos, arroyos, arroyos más pequeños y sus cuencas hidrográficas. Georgia puede seguir dando un ejemplo que otras regiones puedan emular.