Summer Storm
Summer Storm in Argentina Summer Storm in Argentina © Miguel Adalberto Jakubiec/TNC

Nuestra Ciencia

10 impactos inesperados del cambio climático

Por Matt Miller

 

Sequías. Más tormentas impredecibles y severas. Disminución en la cantidad de osos polares. Seguramente, has escuchado alguno de estos y otros efectos del cambio climático. 

Sin embargo, un mundo que se calienta rápidamente implica muchos otros impactos, grandes y pequeños. Un clima cambiante posiblemente cambie nuestra salud, nuestros deportes e incluso lo que bebemos.

Nos centraremos en algunos de los potenciales efectos inesperados del cambio climático para las personas y para la vida silvestre.
 

1. Peores alergias

Margaritas en la pradera
Polen Acercamiento a un crecimiento de margaritas en una pradera. © Ron Bambridge/Getty Images

Un informe publicado por la Unión de Científicos (Union of Concerned Scientists) sugiere que los cambios climáticos actúan como “Miracle-Gro para las semillas”. Con una temporada de crecimiento extendida y condiciones de crecimiento favorables, muchas semillas productoras de polen prosperarán.

El ecologista Lewis Ziska proyecta este impacto al ver cómo la maleza crece en las ciudades donde las temperaturas ya son más altas. Descubrió que cuando la primavera llega más temprano, también lo hace la temporada del polen. Pero además también encontró un resultado llamativo: mega-maleza.

Tal como informa la Unión de Científicos, Ziska descubrió que “la maleza que crece hasta 1,5 a 1,8 metros en el campo tiene su contrapartida en la ciudad con 3 y 6 metros de altura. La ambrosía, específicamente, crecía más rápido, florecía antes y producía significativamente mayor cantidad de polen”.

Saquen los pañuelos de papel.

2. Más garrapatas y más enfermedades de Lyme

La enfermedad de Lyme se ha expandido dramáticamente a lo largo de los últimos 15 años, pero los científicos debaten sobre cuál puede ser la razón. Alguna vez se pensó que la enfermedad, trasportada por las garrapatas de ciervo, era el resultado de la sobrepoblación de ciervos de cola blanca. Los estudios más recientes sugieren que una disminución en los depredadores de ratones de patas blancas – uno de los animales que más comúnmente albergan a las garrapatas de ciervo– puede estar alimentando la propagación de la enfermedad.

Pero el cambio climático no está exento de culpa. Un estudio que analiza el cambio climático y la reproducción de las garrapatas descubrió que “las temperaturas más cálidas incrementan la reproducción de las garrapatas de dos a cinco veces en Canadá y hasta dos veces la cantidad en los Estados Unidos comparado con las variaciones en otros factores como las cepas, la geografía, densidad del hospedador y epidemias, como ha sido documentado en Scientific American.

Más garrapatas significa más enfermedad de Lyme. Y parece que el clima calentándose estaría creando un paraíso para ellas.

3. Más casos de diarrea

Distribución de agua en contenedores
Preciado Líquido Un camión privado distribuye agua limpia a residentes de una comunidad en Guatemala. © Jason Houston

Este no es un tema de risa, y es sin dudas el asunto más terrible de la lista. Millones de personas se ven afectados por diarrea alrededor del mundo, y para muchos niños esto puede llevar a enfermedades más severas o incluso a la muerte.

En muchos países sin acceso regular al agua limpia, los índices de E. coli-causaron picos de diarrea en el verano. Una nueva investigación publicada en Journal of Infectious Diseases, la revista sobre enfermedades infecciosas, descubrió que, en 15 estudios en 18 países, la diarrea causada por E. coli aumentó un 8% por cada grado Celsius de aumento en la temperatura.

Los investigadores prevén que solo en Bangladesh se observarán 800.000 casos más de diarrea para el 2035.

4. Menos cervezas belgas

Variedad de cervezas sobre una mesa
Cervezas El cambio en temperatura pone en riesgo la producción de algunos ingredientes de la cerveza. © Andrew Kornylak

Entre los conocedores y amantes de la cerveza, no hay nada como la complejidad y el sabor de una buena cerveza belga. Algunas de las más notables cervezas se fermentan espontáneamente y requieren de condiciones específicas para que los microorganismos hagan su trabajo. Y ahora el cambio climático amenaza esta tradición de elaboración de la cerveza de siglos.

El año pasado, Cantillon –considerada por el mundo aficionado como una de las mejores fábricas de cerveza del mundo– se vio forzada a detener su producción anual de cerveza lambic fermentada espontáneamente debido al cambio climático. Los cerveceros de Cantillon dejan su cerveza expuesta al aire de octubre para que esté expuesta a las levaduras silvestres. Eso requiere temperaturas frescas. Durante el último otoño, las temperaturas nocturnas en octubre fueron demasiado calurosas para poder realizarlo. Según The Independent, el cervecero Jean Van Roy teme por el futuro de la elaboración de la cerveza.

5. Bisontes más pequeños

Grupo de bisontes
Hora de Comer Un grupo de bisontes se alimenta en un pastizal en Iowa. © Chris Helzer/The Nature Conservancy

A medida que se recalientan los campos, los pastos y plantas acumulan menos proteína. Los bisontes entonces deben alimentarse de pastizales menos nutritivos. Y eso implica que los bisontes comienzan a disminuir en tamaño. Joseph Craine y otros investigadores han estado documentando las dietas de los bisontes en las reservas de TNC y otras áreas de las Grandes Planicies (Great Plains).

En un trabajo reciente, se descubrió que los bisontes en los climas más al norte pesaban en promedio más de 220 kilos más que el ganado del sur. Si las praderas cada vez son menos nutritivas, ¿el bisonte reducirá su tamaño en todas las áreas? Parece ser una posibilidad si no hay intervención.

6. Glotones sin guaridas

El glotón tiene la reputación de ser el animal más rudo de la naturaleza, capaz de prosperar en las montañas altas durante ventiscas que envían a otros mamíferos corriendo a los valles. Y esta reputación es merecida; de hecho, los glotones necesitan nieve profunda desesperadamente.

Cada primavera, los glotones crían a sus jóvenes en madrigueras excavadas en la nieve profunda - proporcionando calor y protección de los depredadores. Las predicciones del cambio climático para los Estados Unidos continentales - donde la población de glotones es de entre 250 y 300 individuos - sugieren que los sitios de guaridas adecuados serán difíciles de encontrar para los glotones.

La semana pasada, un juez federal ordenó al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos a “actuar ahora” para atender las amenazas que enfrentan los glotones debido al calentamiento del planeta.

7. Una temporada para el golf más larga, pero más desagradable

Varios estudios han encontrado que el cambio climático aumentará el número de "días de juego" en los que los golfistas pueden disfrutar de su deporte. Pero hay una condición. El golf, por supuesto, requiere del césped. Y esa vegetación puede estar en peligro por el doble golpe de las tormentas intensas y las condiciones de sequía, ambos síntomas del cambio climático. Algunos campos de golf famosos han quedado recientemente fuera de juego en torneos importantes debido a estas condiciones.

La Asociación de Golf de Estados Unidos reconoce esta amenaza; según Scientific American, la organización ha invertido aproximadamente $35 millones de dólares desde mediados de los años 80 para un césped más resistente.

8. Las truchas se refugian

Fluye el agua en un río
Agua Protegida En el estado de Minnesota, Smith Creek es un arroyo protegido para las truchas. © Richard Hamilton Smith

La mayoría de las especies de truchas necesitan agua clara y fría, lo que las hace especialmente vulnerables al aumento de la temperatura del agua. Un estudio reciente ofrece una buena noticia poco común en este frente, como escribió Jack Williams de Trout Unlimited la semana pasada.

El estudio encontró que los arroyos cuya cabecera se encuentra en las montañas boscosas no se calientan tan rápido como se pensaba. De 1968 a 2011, los arroyos de cabecera del noroeste sólo se calentaron la mitad de la temperatura del aire. Por lo tanto, los arroyos de las cabeceras serán refugios vitales para las especies nativas como la trucha de garganta cortada y la trucha toro.

Como con la mayoría de los temas relacionados con el cambio climático, incluso las buenas noticias pueden dar un giro sombrío. Como señala Williams en su blog, el estudio no tuvo en cuenta el aumento de la amenaza de incendios que puede poner en peligro estas cabeceras. Tales incendios, por ejemplo, acabaron recientemente con varias poblaciones de trucha de Gila en Nuevo México.

Pero los arroyos de las cabeceras siguen siendo una fuente de esperanza para los conservacionistas de truchas - y otra razón para que todos nosotros protejamos y apreciemos nuestras tierras públicas.


9. Los cangrejos reales toman la Antártida

El cangrejo rey es verdaderamente un ciudadano global, que habita en todos los fondos marinos del mundo excepto en la Antártida. Ahora esto ha cambiado. Los investigadores han documentado por primera vez cangrejos reales en las laderas de la plataforma continental de la Antártida.

No pueden habitar la plataforma continental debido a las bajas temperaturas del agua. Pero, para repetir un refrán familiar, las aguas se están calentando. Si se calientan mucho más, los cangrejos reales podrían expandir su hábitat. Y, ¿qué encontrarán? Un ecosistema que no se ha enfrentado a un depredador que aplaste caparazones durante millones de años. Y los cangrejos reales podrían atraer a depredadores aún más grandes, alterando el equilibrio de la biodiversidad de la Antártida.

La plataforma continental de la Antártida ha estado aislada durante mucho, mucho tiempo, lo que significa que es única entre los hábitats marinos. El calentamiento de las aguas, y una invasión de cangrejos reales, podría convertir este hábitat especial en un lugar como cualquier otro.

10. Algunas orquídeas ganan y otras pierden

Flor de orquídea
Flor compleja Los cambios en el clima pueden impactar las condiciones que necesitan las diferentes especies de orquídeas para prosperar. © 壽堅 黎/TNC Photo Contest 2019

Como cualquiera que haya intentado cultivar orquídeas sabe, estas plantas requieren condiciones muy específicas para prosperar. Lo mismo es cierto para las orquídeas silvestres. Entonces, ¿qué sucede cuando esas condiciones cambian? Los investigadores han desarrollado Observadores de Orquídeas para averiguarlo.

Ellos esperan que, como ocurre con muchas plantas y animales, un clima cambiante significará que algunas orquídeas ganen y otras pierdan. Como mi colega Lisa Feldkamp escribió recientemente, el hecho de que la gente se vuelva loca por las orquídeas puede ayudar a los investigadores a determinar lo que realmente está sucediendo. Los ciudadanos científicos registran sus observaciones, una de las formas clave en que todos podemos ayudar a rastrear esta y otras perturbaciones posibles causadas por un clima cambiante.

Comprométete (enlace en inglés) a apoyar a TNC en su llamado a los líderes mundiales para que den pasos significativos hacia la reducción de las emisiones de carbono.

 ________________________________________________________________________

Artículo originalmente publicado en inglés en http://blog.nature.org/science/2016/04/18/10-unexpected-impacts-of-climate-change/