A whale descends into the icy Antarctic waters, where Dr. James McClintock has been researching climate issues for 20 years.
ANTARCTIC HABITAT - A whale descends into the icy Antarctic waters, where Dr. James McClintock has been researching climate issues for 20 years. © Dr. James McClintock

Hacer frente al cambio climático

Cómo conversar sobre el cambio climático

Dr. James McClintock, Universidad de Alabama en Birmingham

Existe una sensación única que experimentamos frente a una masa inmensa de hielo y nieve. Ante su majestuosidad, un escalofrío nos corre por el cuerpo, y no tiene que ver con la baja temperatura. Es totalmente deslumbrante. He estado en la Antártida una docena de veces y nunca deja de sorprenderme. Pero a medida que las temperaturas globales siguen aumentando, veo el impacto que el cambio climático tiene sobre estos paisajes que amo y sobre las comunidades de Alabama donde vivo.

Alabama es un hermoso estado con tesoros naturales, como Ruffner Mountain en Birmingham y los pantanos costeros en Grand Bay Savanna, y nuestra gente ama la vida al aire libre. Pero, de acuerdo con los Mapas de opinión sobre el clima de Yale 2018, solo uno de cada tres habitantes de Alabama cree que el calentamiento global los afectará personalmente. Apenas el 51 por ciento reconoce que el cambio climático es causado por actividades humanas. A simple vista, hablar sobre el cambio climático en esta zona parece ser una puerta a la discordia y al resentimiento.

Si ni siquiera podemos hablar sobre el cambio climático, jamás podremos solucionarlo.

Profesor de biología polar y marina, Univ. de Alabama en Birmingham

Empecemos a hablar

sobre el cambio climático

Asumir el compromiso

Pero es fundamental que hablemos sobre el cambio climático porque, de hecho, no lo estamos haciendo, en especial, en los Estados Unidos. Si bien 7 de cada 10 estadounidenses creen que se está produciendo un cambio climático y 6 de cada 10 están de algún modo preocupados, dos tercios de los estadounidenses rara vez, o nunca, hablan sobre el cambio climático con las personas que les importan. Los informes más recientes sobre los impactos actuales y previstos del cambio climático son claros; nos estamos quedando sin tiempo. El silencio ya no es una opción.

Es fácil para mí decirlo. Soy científico y todo el tiempo estoy hablando sobre el cambio climático. A la mayoría les resulta un poco difícil y alarmante. Pero no tiene por qué ser así. Este es mi mejor consejo acerca de cómo tener una conversación sobre el cambio climático que enfatice la conexión personal +y no el conflicto

  1. Vaya al encuentro de las personas. Resulta tentador comenzar la conversación hablando intempestivamente de todo lo que usted piensa sobre el cambio climático. Pero ese no es un buen punto de partida. Usted ya sabe lo que piensa. Necesita descubrir qué piensan los demás. Y la mejor manera de obtener esa información es preguntando. La manera más fácil de comenzar una conversación sobre el cambio climático es diciendo: “¿Alguna vez se pusieron a reflexionar sobre el cambio climático? ¿Qué piensan sobre este tema?”

    Luego, escuche. No escuche como si estuviera esperando su turno para lanzarse a hablar. Escuche y luego responda a lo que ha escuchado. Tome lo que se dijo y responda desde el corazón. No use un discurso de frases hechas que ha memorizado.
  2. Los hechos son buenos pero la conexión personal es mejor. Soy científico y, por ende, soy una persona curiosa. Los hechos son interesantes pero los sentimientos son convincentes. La investigación científica nos dice que la mayoría de nosotros tomamos decisiones basándonos más en los sentimientos que en los hechos. Cuando los hechos que conocemos nos conectan con nuestros valores y nuestros sentimientos sobre un tema, allí es cuando nos resultan más persuasivos. Por lo tanto, céntrese en los lugares donde usted y sus amigos comparten experiencias y valores y conecte el cambio climático con esas experiencias y esos valores y cómo lo hacen sentir. No solo será más persuasivo sino que sentirá que conectarse de esta manera es mejor y más gratificante.
  3. Es una conversación y no una conquista.  Muchos de nosotros tenemos esta fantasía del momento épico de una conversación: le contaremos de una manera convincente todos nuestros sorprendentes datos al tío escéptico y, aunque podría intentar debatir con nosotros, al final se verá obligado a estar de acuerdo con nuestra opinión respecto del cambio climático.

    Eso nunca sucede. A las personas no les gusta que les digan que están equivocadas. Y si se ven obligadas a admitir que están equivocadas, generalmente se ofenden con la persona que los llevó a ese punto. Es probable que su conversación sobre el cambio climático no llegue a una resolución, tampoco tiene que hacerlo. El punto es hablar verdaderamente con las personas sobre el problema en lugar de quedarnos en silencio y divididos. El hecho de estar hablando y compartiendo opiniones sobre el tema ya es una victoria, aun cuando nunca lleguen a un acuerdo.
  4. Sigamos conectados. El cambio climático puede dar miedo. Incluso en Alabama, el 53 por ciento de las personas están preocupadas por el cambio climático y más del 60 por ciento cree que el calentamiento global dañará a las futuras generaciones. Con tantas cuestiones en riesgo, es frustrante que la persona con la que está hablando no esté de acuerdo con usted. Mantenga la calma, no pierda el foco y, por sobre todas las cosas, sea siempre amable. Recuerde que la persona con la que está hablando es importante para usted. Su objetivo es establecer una conexión personal respecto del tema del cambio climático y, si pierde la paciencia, habrá perdido la conexión.

De hecho, una conversación centrada en las soluciones climáticas puede ser un punto positivo. Muchas de las soluciones que pueden ayudar a contener las emisiones de carbono que causan el calentamiento global tienen increíbles beneficios secundarios. ¿Quién no quiere aire más puro y más fuentes de energía renovable que prometan ofrecer más trabajo y mejores opciones de energía a precios más bajos? Las mejores prácticas de administración de tierras que capturan y almacenan más emisiones de carbono también crean un suelo más saludable para las cosechas y más espacios verdes para disfrutar.

Sin embargo, lo que suele ser frustrante es que estas soluciones sistémicas rara vez ofrecen a las personas una manera de participar. Justamente eso es lo que me encanta de alentar a conversar como acción sobre el cambio climático: todos podemos participar en una conversación. Aunque no tengan acceso al transporte público, no puedan comprar paneles solares ni puedan ir a trabajar en bicicleta, siempre pueden entablar una conversación. Tener un diálogo más abierto y honesto es el primer gran paso hacia las soluciones de políticas más importantes.

Aquellos que se oponen a la acción sobre el cambio climático preferirían ver a nuestras comunidades divididas y en silencio respecto de este tema. No obstante, si ni siquiera podemos hablar sobre el cambio climático, nunca podremos solucionarlo. Es hora de dar el primer paso para crear voluntad de acción mediante la conexión recíproca a través del diálogo.

Antarctic researcher, author and explorer, University of Alabama at Birmingham
Dr. James McClintock Antarctic researcher, author and explorer, University of Alabama at Birmingham © Dr. James McClintock

El Dr. James McClintock es profesor titular de biología polar y marina en la Universidad de Alabama en Birmingham y es un galardonado comunicador sobre temas climáticos. Es miembro de The Nature Conservancy de Alabama, y vocero de la campaña de concientización “Can We Talk Climate” (¿Hablamos sobre el cambio climático?) de The Nature Conservancy. Si quiere ser parte de la solución entablando una conversación sobre el cambio climático, haga clic aquí para asumir el compromiso y para obtener más información sobre conversaciones relacionadas. En Twitter: @JiminAntarctica