Una gran doma de granito rosado detrás de una arboleda verde y un lago tranquilo.
Roca encantada Hace más de 30 años, TNC ayudó a establecer uno de los parques más populares de Texas.

Roca encantada: un tesoro de Texas

Hace más de 30 años, TNC ayudó a establecer uno de los parques más populares de Texas.

Hace más de tres décadas, The Nature Conservancy (TNC) ayudó a establecer uno de los parques más populares de Texas, protegiendo las elevadas vistas de Enchanted Rock que se extienden sobre la ondulada y arbolada Texas Hill Country.

La enorme cúpula de granito rosa que constituye la pieza central de este parque está a menos de 32 kilómetros del centro turístico de Fredericksburg, Texas. Cientos de miles de visitantes suben cada año a sus relucientes paredes rocosas para aprender sobre leyendas históricas y geología antigua, a la vez que disfrutan de una parte del patrimonio natural de Texas. 

Un monte de granito rosado de cerca en primer plano, con el punto mas alto detrás.
GRAN DOMO DE GRANITO El punto más alto de Enchanted Rock se eleva sobre el Hill Country a 1.825 pies sobre el nivel del mar. © Bryan Roschetzky

Parte de la tradición y leyenda de Texas

Enchanted Rock, Little Dome, Turkey Peak y otras cúpulas cubren 640 acres en el parque estatal, que TNC adquirió en 1978 a instancias de Lady Bird Johnson. La roca representa un fenómeno geológico conocido como "batolito" y se creó hace 1.100 millones de años cuando el magma fundido se enfrió y cristalizó en granito muy por debajo de la superficie de la Tierra. Este magma empujó hacia arriba la roca que yacía sobre él en algunos lugares, mientras que los fuertes vientos cerca de la cima de la cúpula -que se extiende hasta 40 pisos de altura- eliminaron el suelo y la roca que una vez cubrieron el granito. El granito rosa del batolito se asemeja al que se extrae en Llano para formar la pulida fachada del Capitolio de Texas.

Mientras exploran a 1.200 metros por encima del arroyo Big Sandy, los visitantes pueden buscar diminutos camarones translúcidos que viven en depresiones poco profundas llamadas "charcas vernales" durante las épocas más húmedas del año. También pueden observar grupos de robles vivos a lo largo de los senderos, escuchar los cantos de los chochines del cañón cerca de la base de Little Dome y buscar muchas especies de aves, como el chochín de Bewick, el carbonero de Carolina y la curruca rabilarga.

La curruca rabadilla amarilla de cerca.
PÁJARO CANTOR DE TEXAS Las currucas rabadilla amarilla suelen invernar en gran parte de Texas, incluidos los bosques abiertos y el hábitat arbustivo de Hill Country. © Norman Rowsey
Unas charcas vernales sobre el superficie de granito rosado en primer plano, con los cirros frente del sol y un cielo azul pálido detrás.
CREVICES Y PISCINAS Grabadas en su cara de granito, las efímeras charcas vernales de Enchanted Rock proporcionan hábitat a especies raras. © Jacqueline Ferrato
PÁJARO CANTOR DE TEXAS Las currucas rabadilla amarilla suelen invernar en gran parte de Texas, incluidos los bosques abiertos y el hábitat arbustivo de Hill Country. © Norman Rowsey
CREVICES Y PISCINAS Grabadas en su cara de granito, las efímeras charcas vernales de Enchanted Rock proporcionan hábitat a especies raras. © Jacqueline Ferrato

Aquí, el paisaje está salpicado de chumberas y otros cactus, así como de pequeños tallos azules y otras gramíneas, mientras que el quillwort rocoso, en peligro de extinción, llena las charcas vernales transitorias. Abajo, a lo largo del arroyo Big Sandy Creek, crecen la mata de botón, el pasto varilla y el muhly. Este espléndido hábitat del Hill Country alberga animales salvajes como ardillas de roca y zorros, así como armadillos, conejos y ciervos de cola blanca.

Desde el siglo XIX, la roca recibe el nombre de "encantada" por diversas leyendas, probablemente debidas a la tendencia del granito a crujir y gemir al calentarse y enfriarse de forma natural. La zona natural contiene pequeñas depresiones artificiales en el granito, donde antaño se molían las semillas para hacer harina, y existen cientos de yacimientos arqueológicos de visitas humanas desde hace miles de años; 120 de estos yacimientos son Monumentos Arqueológicos Estatales. Entre los pueblos indígenas más recientes relacionados con la Roca Encantada figuran los apaches lipanes, los comanches y los tonkawa, que consideraban que la cúpula estaba encantada por espíritus con el poder de hechizar a los intrusos. 

Un punto alto en que se ve un monte de granito rosa en primer plano al atardecer.
LA MAGIA DE LA NATURALEZA Envuelto en leyendas, el granito de color rosa de Enchanted Rock adquiere una apariencia de otro mundo cuando el día se convierte en noche. © Jacqueline Ferrato

Manteniendo viva la magia

Enchanted Rock ya había sido designada Monumento Natural Nacional antes de que TNC adquiriera la propiedad de 1.640 acres en 1978. Seis años después, se transfirió al Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas para su gestión, que añadió tres acres más.

Una mujer se siente sobre una roca grande frente a una amplia extensión de arbustos y una gran doma de granito rosa.
DESTINO RECREATIVO Cientos de miles de personas visitan anualmente Enchanted Rock para hacer senderismo, escalar, acampar y explorar este fenómeno natural. © Christopher Zebo

La legendaria cúpula fue en su día una de las muchas de una zona batolítica que abarcaba 60 millas cuadradas en la frontera de los condados de Gillespie y Llano. Al reservar este hito cultural, TNC contribuyó a evitar que Enchanted Rock corriera la misma suerte que otros batolitos expuestos que se extrajeron en gran medida para construir edificios y estructuras como espigones costeros. Más de 250.000 visitantes disfrutan cada año de las mágicas vistas que ofrece la cúpula de granito, que sigue siendo la segunda colina de roca madre más grande de Estados Unidos.

Para más información sobre el trabajo de The Nature Conservancy en Texas, incluidos otros lugares que hemos ayudado a proteger, visite nature.org/texas.