Aerial photo of a marsh and river system near the Wax Lake Delta, Louisiana.
Sistema de pantanos y ríos en Luisiana. © Carlton Ward Jr.

Perspectivas

Cómo conseguimos la mezcla adecuada de energía limpia en los sitios correctos

Por Mark Lambrides, Director de Energía e Infraestructura, The Nature Conservancy | Mayo 13 de 2019

Puntos Clave

  • La energía hidroeléctrica fue la tecnología de energía limpia original, pero su despliegue ha tenido costos ambientales y sociales muy altos en muchas partes del mundo.
  • Cumplir con las metas climáticas globales al tiempo que se evitan más impactos requeriría aumentar rápidamente la escala de una mezcla más comprehensiva de tecnologías de energía limpia.
  • Esta nueva ola de infraestructura energética puede ser implementada con un mínimo impacto en la naturaleza, pero solo si se hace con una cuidadosa planeación y con la colaboración de políticos, científicos, desarrolladores, financieros y comunidades locales. 

Conectado y fluyendo: Resumen ejecutivo

Un nuevo reporte que traza un futuro renovable para los ríos, el clima y la gente.

Descargar

No es casualidad que el Séptimo Congreso Mundial sobre Energía Hidroeléctrica tuviera lugar en París. El despliegue rápido y efectivo de energía limpia -cuya visión en gran medida se construyó con la ayuda de tecnologías de bajo impacto, sistemas cada vez más eficientes y un almacenamiento de energía más robusto- está en el corazón del cumplimiento del Acuerdo de París para el Clima, y los delegados se están congregando para concentrarse en el papel que las hidroeléctricas pueden jugar en ese coctel energético.

Siendo la alternativa original en energía limpia a los combustibles fósiles, la energía hidroeléctrica fue un líder inicial en la transformación de la energía, pero los impactos sociales y ambientales de la infraestructura asociada a ella y de su construcción han llevado al mundo a acelerar el despliegue de otras tecnologías energéticas y a repensar el papel de la energía hidroeléctrica en el portafolios energético. La urgencia de esta transformación general de la energía y la escala y el paso requeridos para alcanzar las metas climáticas globales han sido temas clave de discusión en el congreso, con la industria hidroeléctrica y los líderes de su desarrollo en el centro.

Soy optimista sobre la habilidad de los sistemas avanzados de energías limpias para ayudar al mundo a alcanzar sus metas climáticas al tiempo que se satisface también la creciente demanda por energía tanto en las economías desarrolladas como en los países de bajos ingresos. Si las cosas se hacen bien, estas tecnologías pueden ayudar a incrementar el acceso a la energía, expandir las oportunidades económicas y mejorar los estándares de vida en el mundo entero. Junto con WWF y otros aliados globales, estamos lanzando un reporte en este congreso que ilumina el camino para lograr un futuro en que nuestras necesidades de energía generen menos costos para la gente y la naturaleza.

Con estas preocupaciones en mente, el reto es asegurar que las renovables se desplieguen a una velocidad y una escala que responda a la urgencia del momento actual. ¿Cómo lograrlo? La respuesta puede parecer simple desde el punto de vista tecnológico, pero es más compleja para quienes generan políticas públicas y deciden dónde ubicar las nuevas instalaciones energéticas. 

Wind turbines in a rape seed field in Austria.
Austria Turbinas de viento en un campo de colza en Austria. © Zbynek Burival

Cualquier forma de energía renovable -solar, eólica o hidroeléctrica- puede tener un impacto negativo si se cambia el uso de suelos o aguas para el desarrollo de la infraestructura necesaria. Esto implica que encontrar el “mejor” lugar para ubicar la energía es un acto de equilibrismo, es una costura delicada que debe unir la máxima generación de energía con la mínima disrupción de hábitats. The Nature Conservancy (TNC) ha desplegado su conocimiento científico -en mapeos espaciales, ecología, hidrología, biología de la conservación y otras disciplinas- para superar este reto. Llamamos a nuestra estrategia Energía para la Naturaleza (P4N por sus siglas en inglés).

Lo que vemos aquí es que hay suficientes terrenos convertidos disponibles para usos energéticos como para cumplir las metas del Acuerdo de París 17 veces.

Nuestro análisis es claro: ya hay suficiente tierra “convertida” para ubicar las nuevas renovables necesarias. Hemos visto cómo esto ha funcionado en Alemania, donde más de treinta mil turbinas de viento han sido desplegadas, en gran medida en tierras agrícolas existentes, y se han instalado páneles solares en más de 120 mil techos, sin impacto alguno. El mismo potencial existe en todo el planeta. Lo que vemos aquí es que hay suficientes terrenos convertidos disponibles para usos energéticos como para cumplir las metas del Acuerdo de París 17 veces.

Si bien la energía hidroeléctrica puede ser especialmente preocupante para las comunidades y la naturaleza, puede jugar un rol importante en acelerar la transformación hacia la energía renovable. Con las plantas hidroeléctricas existentes, por ejemplo, es posible extraer más energía a través de mejoras en eficiencia, y nuevos desarrollos, como el almacenamiento avanzado en centrales reversibles, pueden jugar un papel crítico junto con el uso de baterías para compensar la naturaleza intermitente de las alternativas solar y eólica.

Para que todo esto funcione es necesario que funcionarios gubernamentales, planificadores, donantes y financiadores, comisionarios y comunidades acuerden desde muy temprano en el proceso de planeación la identificación de eficiencias y elijan el escenario de desarrollo más fiable, barato y sostenible. La participación de las comunidades es especialmente crítica en este proceso, pues los actores comunitarios tienen mucho que aportar y pueden ofrecer retroalimentación y apoyo para fortalecer los resultados del proyecto. Ninguna opción energética es inmune a la resistencia comunitaria, pero asegurar que los ciudadanos tienen una voz significativa en las discusiones sobre la planeación y la ubicación ayuda a detectar potenciales desafíos antes de que lleven a retrasos o sobrecostos en el proyecto. 

Esto implica que encontrar el “mejor” lugar para ubicar la energía es un acto de equilibrismo, es una costura delicada que debe unir la máxima generación de energía con la mínima disrupción de hábitats.

Éste es un enfoque que TNC está aplicando sobre el terreno en los Balcanes occidentales, el Corazón Azul de Europa, que albergan los últimos ríos libres del continente. Estos ríos y los ecosistemas a los que dan soporte son cruciales para la rica biodiversidad de la región y para su patrimonio cultural. Desafortunadamente, están en medio de un boom de desarrollo hidroeléctrico de proporciones globales, con cientos, si no miles de nuevos proyectos hidroeléctricos planeados o ya construyéndose. Si este desarrollo sigue como estaba planeado, la región podría perder sus últimos ríos libres y todos los beneficios que traen, desde el río Soča en Eslovenia hasta el río Vjosa en Albania. 

The waterfalls of  Plitvice Lakes National Park in Croatia.
Plitviče Lakes National Park is a 295-sq.-km forest reserve in central Croatia. It's known for a chain of 16 terraced lakes, joined by waterfalls, that extend into a limestone canyon. Walkways and hiking trails wind around and across the water. The Nature Conservancy is developing partnerships with European governments and development agencies to achieve shared conservation goals around the world.
CASCADAS DE LOS BALCANES. Las cascadas del Parque Nacional Lagos de Plitviče en Croacia. El Parque Nacional Lagos de Plitviče es una reserva de 295 kilómetros cuadrados en el centro de Croacia. © Ken Geiger/TNC

Consideramos que esta región representa una excelente oportunidad para mostrar este modelo sustentable de generación de energía limpia que no compromete la integridad del medio ambiente. Hay dos consideraciones que ayudarán a aliviar la presión sobre los ríos. La primera es que hay que anticiparse a las necesidades energéticas futuras a escala nacional, regional y de paisaje, en lugar de adoptar un enfoque fragmentario, de proyecto a proyecto. La segunda es que deben implementarse diferentes tipos de tecnología de energía limpia donde sea posible. Con estas consideraciones en mente, sabemos que la región puede reducir la huella de carbono y ambiental de los cambios que se avecinan, salvaguardando servicios ambientales cruciales y la biodiversidad, al tiempo que se acelera la transición de la energía renovable.

Los Balcanes, por supuesto, son solamente una región en nuestro vasto mundo, un mundo que está, según nuestras mejores evaluaciones científicas, en un momento clave de la historia. Las acciones que debemos tomar a lo largo de la próxima década bien podrían determinar si mantenemos el cambio climático dentro de los límites seguros y prevenimos una catastrófica pérdida de biodiversidad. Necesitamos que otros -otras organizaciones, gobiernos, empresas, comunidades- se unan a los esfuerzos para impulsar el avance del tipo de planeación inteligente de la energía que puede asegurar que la gente y la naturaleza florezcan en el futuro.


The Nature Conservancy es afortunada por contar con el apoyo de gente y organizaciones visionarias, cuya generosidad nos permite seguir adelante con nuestra misión. Agradecemos a la Enterprise Rent-A-Car Foundation por su apoyo para encontrar soluciones en materia de agua que beneficien a los ríos y las comunidades que dependen de ellos.

 



 

  • Thumbnail of Connected & Flowing executive summary.

    Conectado y fluyendo: Resumen ejecutivo

    PDF

    Descarga el resumen ejecutivo de Conectado y fluyendo: un futuro renovable para los ríos, el clima y la gente.

    Descargar
  • Thumbnail of Connected & Flowing report cover.

    Conectado y fluyendo: Informe Completo

    PDF

    Un futuro renovable para los ríos, el clima y la gente (en inglés)

    Descargar