Informe de Impacto 2021

Proporcionar agua y alimentos de forma sostenible

Vista aérea de las Pozas de Cara Blanca
Mexico REDD David Canul Tete recoge maíz a mano en el maizal de su padre en el ejido de San Agustín © ©2017 Erich Schlegel

El Gran Chaco: Sanar la naturaleza a través de sistemas alimentarios regenerativos

 

Argentina
Gran Chaco Argentina

El Gran Chaco se extiende a través de Argentina, Bolivia, Paraguay y Brasil, abarcando una superficie que duplica la de España. Es uno de los últimos reductos de biodiversidad que quedan en el mundo y alberga el mayor bosque seco de América del Sur. Investigaciones recientes descubrieron que hay 19 veces más carbono almacenado aquí de lo que se estimaba anteriormente, lo que lo convierte en uno de los mayores sumideros de carbono del planeta. Sin embargo, el raro bosque seco del Gran Chaco es una de las ecorregiones más amenazadas del mundo.

El 80% de la deforestación actual de Argentina se produce en el Gran Chaco, en gran parte debido a la producción de soja y carne de vacuno a gran escala. Cultivar lo mismo año tras año ha llevado a suelos sobreexplotados y desnutridos que dependen de los fertilizantes sintéticos para ser productivos, perpetuando un ciclo de agotamiento. Los bosques que antes servían de corredores para especies como los jaguares y los osos hormigueros gigantes están desapareciendo. Estos cambios no solo amenazan la biodiversidad, sino que repercuten drásticamente en la capacidad de la región para adaptarse al cambio climático y hacer frente a las catástrofes naturales. Menos árboles significa temperaturas más altas, elevadas emisiones de carbono y suelos secos y agotados que son más propensos a erosionarse durante las inundaciones o sequías, amenazando no solo la calidad y cantidad de agua local sino también la seguridad alimentaria de la región.

La adopción de un enfoque
La adopción de un enfoque regenerativo de la agricultura y la ganadería aumenta la resiliencia de la tierra y la capacidad del ecosistema para adaptarse al cambio climático. © Elisa Carrion-Narvaez
Cachorro
Cachorro de oso hormiguero gigante © Luiz Ricardo Parodi /TNC Photo Contest 2019
La adopción de un enfoque regenerativo de la agricultura y la ganadería aumenta la resiliencia de la tierra y la capacidad del ecosistema para adaptarse al cambio climático. © Elisa Carrion-Narvaez
Cachorro de oso hormiguero gigante © Luiz Ricardo Parodi /TNC Photo Contest 2019

Pero está surgiendo una nueva tendencia. En 2015, TNC comenzó a trabajar con los agricultores locales y las operaciones agrícolas convencionales más grandes para introducir el concepto de agricultura regenerativa. La estrategia se basa en el principio de devolver a la naturaleza los recursos necesarios para la producción de alimentos —suelos sanos, agua, biodiversidad— para que la tierra pueda producir de forma continuada y, al mismo tiempo, secuestrar carbono y mejorar la resistencia al clima. 

El agricultor Martín Olivera es uno de los campeones de la agricultura regenerativa en la provincia de Santa Fe. Permite que sus vacas pasten en praderas o pastizales naturales en lugar de desbrozar la tierra para convertirla en pasto. Como resultado, su ganado come más sano y tiene sombra que lo protege del calor abrasador del Gran Chaco. A cambio, el ganado fertiliza el ecosistema y contribuye a la propagación de semillas, todo lo cual mantiene el bosque sano creando un círculo virtuoso en lo que TNC llama el paisaje bioalimentario del Gran Chaco. Martín también repone los nutrientes de su suelo plantando pequeñas plantas superficiales entre las hileras de cultivos. Conocidas como cultivos de cobertura, estas plantas no se cosechan para obtener ingresos, pero ayudan a incorporar minerales al suelo para contribuir a aumentar la productividad general y evitar la erosión. 

Proyectos similares en México, América Central, Colombia y Brasil —dirigidos por TNC en colaboración con miles de productores como Martín— están demostrando que la producción de alimentos aumenta cuando se maneja respetando el delicado equilibrio ecológico del que depende, creando un cambio positivo para las comunidades, las economías y la vida silvestre. 

 

“Debemos crear nuevas soluciones y encontrar formas más inteligentes de producir más con menos insumos, sin olvidar que no hay alimentos sanos sin un medio ambiente sano”.

Director General de la ONU para la Agricultura

Financiamiento innovador para una producción sin deforestación

Ocho instituciones financieras y empresas agrícolas se comprometieron a destinar USD 3.000 millones para acelerar la producción de ganado y soja sin deforestación en Sudamérica. Las entidades se han convertido en los primeros firmantes de Finanzas Innovadoras para la Amazonía, el Cerrado y el Chaco (IFACC), una nueva iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, TNC y la Alianza para los Bosques Tropicales. La IFACC se esfuerza por ampliar los mecanismos financieros innovadores para ayudar a los agricultores y ganaderos a aplicar principios y prácticas que puedan suministrar soja y ganado a los mercados mundiales sin seguir convirtiendo o talando bosques en los ecosistemas de la Amazonía, el Cerrado y el Chaco. La iniciativa se propone alcanzar USD 10.000 millones en promesas y USD 1.000 millones en desembolsos para 2025 a través de mecanismos como productos de préstamos agrícolas, fondos de inversión en tierras agrícolas, instrumentos de deuda corporativa y ofertas en los mercados de capitales. 

TNC y sus socios están ayudando a los propietarios de tierras a reducir la deforestación mediante prácticas que hacen más productivo el uso de la tierra, como el pastoreo rota
Granja União TNC y socios ayudan a agricultores a adoptar practicas sostenibles como pastoreo rotativo y cultivo de especies nativas. © Kevin Arnold

TNC y socios ayudan a agricultores a adoptar practicas sostenibles como pastoreo rotativo y cultivo de especies nativas.

Conservación agroforestal en la Amazonía 

Dos programas de TNC en América Latina están demostrando que la agroforestería, la práctica de cultivar alimentos y árboles nativos en la misma superficie, es ideal para reducir la deforestación, restaurar y conectar los bosques, mejorar la conservación de la biodiversidad y mitigar el cambio climático. 

En Colombia, TNC ha completado recientemente una iniciativa de siete años en la región amazónica de Caquetá, trabajando con los productores locales para emplear prácticas agroforestales que protejan sus medios de vida y la naturaleza. La iniciativa puso más de 8.000 hectáreas bajo acuerdos de conservación y manejo sostenible y preservó 7.800 hectáreas de bosques nativos. El proyecto también capacitó a 171 familias de pequeños agricultores en buenas prácticas de manejo de la tierra y desarrolló herramientas de planificación y manejo sostenible que ahora están siendo aplicadas por organizaciones gubernamentales, como los municipios, el Instituto Humboldt de Colombia y el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Social. Por último, el trabajo supuso una reducción de 3,59 megatoneladas de CO2 eq de emisiones de GEI en la zona del programa.

En Brasil, TNC lanzó el Proyecto Acelerador de Agroforestería y Restauración en Pará a través del Fondo Climático Right Now. El Acelerador creará una fuente de ingresos sostenible para miles de agricultores locales a través de la venta de cacao y otros cultivos sembrados en pastizales ganaderos degradados y desechados que se transformarán en tierras agrícolas sanas mediante sistemas agroforestales. Los primeros 26 pequeños agricultores se han unido al proyecto y ya están aplicando prácticas de restauración ecológica en 1.398 hectáreas. TNC ha realizado estudios cartográficos y medioambientales de las tres regiones que participan en el proyecto. Las soluciones basadas en la naturaleza que constituyen el núcleo del proyecto ayudarán a hacer frente al cambio climático atrapando y almacenando el carbono de forma natural, evitando los peores efectos del desequilibrio climático. 

 

trabaja en su finca de São Félix do Xingu, Brasil. El cacao es un cultivo forestal sostenible originario de la Amazonía y el principal ingrediente del chocolate.
Pedro Rodrigeus De Oliveira trabaja en su finca de São Félix do Xingu, Brasil. El cacao es un cultivo forestal sostenible originario de la Amazonía y el principal ingrediente del chocolate. © Kevin Arnold

Comunidades sostenibles y prósperas 

TNC lidera un consorcio de socios, financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), para revertir la deforestación a través del programa Comunidades Prósperas Sostenibles (CPS) en México. Juntos, estamos ayudando a los pequeños propietarios de Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo y Yucatán a cambiar a sistemas de producción positivos para la naturaleza y a acceder a mercados y financiamiento que reconozcan sus esfuerzos como buenos protectores de la tierra. El proyecto, de cinco años de duración y USD 30 millones, incluirá una serie de asociaciones público-privadas para transformar el actual modelo económico que fomenta la agricultura de monocultivo y la ganadería de baja productividad. Estos son los principales impulsores de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) relacionadas con la conversión de los bosques y las amenazas a la biodiversidad.

Esta iniciativa nos enseña sin duda una importante lección, y es que solamente trabajando en unidad, trabajando de la mano, es como podemos afrontar retos tan difíciles.

Gobernador de Yucatán

El cultivo de algas marina restaura los medios de subsistencia y el hábitat 

Cuando las restricciones por la COVID-19 acabaron con la que en su día fue una floreciente industria turística en Belice, la maricultura sostenible de algas se convirtió en un salvavidas en un mar de incertidumbre para las comunidades costeras dependientes del turismo de Belice. TNC lleva cinco años trabajando con socios locales para desarrollar una industria de algas sostenible que pueda aportar beneficios sociales, económicos y ecológicos tanto a las comunidades costeras como a los ecosistemas marinos. Con el potencial de ser un “superalimento”, los agricultores pueden obtener hasta USD 33 por kilogramo de algas secas, que se utilizan en batidos, sopas, cosméticos y terapias para la piel. Además de ofrecer sesiones de capacitación para este medio de vida costero sostenible, nuestro programa de colaboración se ha centrado en probar y desarrollar un sistema de cultivo de algas que proteja y proporcione un hábitat a otras especies de importancia comercial y ecológica, como la langosta, el pez loro, el pargo y otras muchas especies. La acuicultura sostenible también ofrece la oportunidad de empoderar a las mujeres y reestructurar los roles de género. 

de su granja de algas en las llanuras de la Reserva Marina del Atolón de Turneffe.
Unas mujeres se ocupan de su granja de algas en las llanuras de la Reserva Marina del Atolón de Turneffe. © Seleem Chan

Asociaciones auténticas para un océano sano 

 

La creación de asociaciones auténticas con las comunidades locales es la clave de la conservación en todo el mundo. En Chile, uno de los principales países pesqueros del mundo, TNC trabaja para lograr el mayor impacto de conservación centrándose en las pesquerías artesanales, muchas de las cuales se enfrentan al colapso debido a la sobrepesca y al mal manejo. Las mismas están salpicadas a lo largo de la costa y emplean a más de 90.000 pescadores. Trabajamos con las comunidades y los organismos pesqueros del gobierno para gestionar de forma sostenible 13 especies de peces en 160 pesquerías costeras. También hemos completado la primera fase de un proyecto pionero de restauración de bosques de algas en el sur de Chile que busca reducir los impactos ecológicos y socioeconómicos del cambio climático. Chile es uno de los principales exportadores de algas del mundo y sus densos bosques de algas son esenciales para una biodiversidad saludable. 

algas en la costa de la provincia chilena de Valdivia. La corriente de Humboldt, que fluye desde el extremo sur de Chile hasta el norte de Perú
Pobladores de la zona recogen algas en la costa de la provincia chilena de Valdivia. La corriente de Humboldt, que fluye desde el extremo sur de Chile hasta el norte de Perú © Erika Nortemann/The Nature Conservancy

Pesca para el futuro

Una nueva reglamentación nacional en Perú mejorará el manejo sostenible de 76 especies de invertebrados costeros, entre ellos vieiras, almejas, pulpos, camarones, erizos de mar y pepinos de mar, apoyando por primera vez la forma en que las comunidades manejan sus sitios de pesca tradicionales, que abarcan casi 1,5 millones de hectáreas que se entrecruzan con las Áreas Marinas Protegidas de la Corriente de Humboldt. TNC Perú combinó el liderazgo y la visión de los pescadores y los organismos con los recursos científicos y técnicos para fundamentar el reglamento, y recibió más de USD 4 millones del Fondo de Acción Azul para apoyar la aplicación de la nueva ley e impulsar el manejo de las áreas marinas protegidas durante los próximos cuatro años. 

 

están trabajando con el Programa de Océanos de TNC en Perú para manejar su pesquería de forma más sostenible.
Los pescadores de Ancón, Perú están trabajando con el Programa de Océanos de TNC en Perú para manejar su pesquería de forma más sostenible. © Jason Houston

No pensemos solo en comer hoy, pensemos también en comer mañana y en nuestros hijos, porque ellos también vivirán de la pesca.

pescador artesanal, Ancón, Perú

Trabajar juntos por la seguridad hídrica 

Proteger y restaurar la capacidad de la naturaleza para proporcionar agua limpia puede ayudar a aliviar la escasez de agua en todo el mundo. Los Fondos de Agua, implementados por primera vez en América Latina y ahora replicados en todo el mundo, convocan a líderes públicos, privados y comunitarios para proteger el agua en su origen mediante la reforestación de las cuencas hidrográficas que captan y filtran el agua, al tiempo que introducen prácticas agrícolas y ganaderas sostenibles y otros proyectos innovadores que evitan la contaminación de las vías fluviales. Nuestros 26 Fondos de Agua operan en nueve países de América Latina, movilizando a más de 350 socios públicos y privados para invertir más de USD 240 millones destinados a apoyar acciones de conservación en casi un millón de hectáreas en áreas prioritarias y beneficiando a casi 104.000 familias. Se están desarrollando otros cinco Fondos del Agua en la región. El modelo se está reproduciendo en América del Norte, África y Asia. 

está transformando su granja familiar de fresas con uso intensivo de productos químicos en un sistema forestal sostenible que integra los cultivos y protege las fuentes de agu
Hilda Pelepé ha transformando su granja de fresas con uso intensivo de productos químicos en un sistema forestal sostenible que integra los cultivos y protege las fuentes de agua © Jason Houston

ha transformando su granja de fresas con uso intensivo de productos químicos en un sistema forestal sostenible que integra los cultivos y protege las fuentes de agua

Un premio presidencial en Guatemala

El Fondo del Agua de Guatemala fue galardonado con la Medalla Presidencial del Medio Ambiente 2021 en reconocimiento a su labor para mejorar la seguridad hídrica en Guatemala. Encabezado por TNC y socios locales en 2017, el fondo ha estado trabajando para proteger y restaurar estratégicamente los bosques en 18 cuencas hidrográficas que albergan fuentes de agua para 16 millones de habitantes de la ciudad de Guatemala.