Exuberante bosque tropical en Brasil
Bosque tropical Río Bacaja en el estado de Pará, Brasil. © Kevin Arnold

Proteger la tierra y el agua

Reforestando la Amazonía

Después de décadas de convertir bosques en pastizales y en campos, los terratenientes brasileños han comenzado a revertir la tendencia.

Por Julian Smith, escritor independiente

Lazir Soares de Castro se encuentra entre su ganado Nelore blanco y gris en su rancho en São Félix do Xingu, un condado remoto y extenso en la frontera Amazónica (enlace en inglés) del noreste de Brasil. Más allá de una cerca de madera, la hierba alta y los matorrales se desvanecen entre árboles esporádicos a lo lejos.

Aún enérgico a los 70 años, Soares describe lo diferente que se veía esta área cuando llegó en 1984, cuando todo era selva virgen. "Era la zona más pobre. No había electricidad, ni teléfono, ni televisión, ni carreteras, ni nada". La dictadura militar que dirigía el país en aquel momento estaba animando a los colonos a ocupar la Amazonía en nombre de la seguridad nacional. "No había una política ambiental organizada", dice Soares.

Lamentablemente los resultados fueron predecibles. La deforestación se extendió rápidamente por la parte de la Amazonía de Brasil, un área de más de dos tercios del tamaño de los Estados Unidos contiguos. Para cuando The Nature Conservancy (TNC) comenzó a trabajar en São Félix en 2009 (enlace en inglés), dice Ian Thompson, director de conservación del programa de TNC en Brasil, la situación era tan mala que el condado se había añadido a una nueva lista negra de asuntos ambientales generada por el gobierno federal. El condado, casi del tamaño de Portugal, vio casi 300 millas cuadradas de sus bosques talados en 2008, la tasa más alta de deforestación municipal en toda la Amazonía. "São Félix do Xingu era el símbolo de una frontera fuera de control", dice Thompson.

Ahora, gracias a los esfuerzos del gobierno brasileño, TNC y otros socios, la situación ha comenzado a cambiar. Las nuevas herramientas están animando a los ganaderos y agricultores—que a menudo ni siquiera tenían título de la tierra que cultivaban—a mejorar y restaurar la salud de sus posesiones. Un nuevo proyecto de registro de tierras muestra dónde se debe trabajar más. Y se están realizando esfuerzos para desarrollar una economía local productiva que mantenga los bosques intactos mientras permita a los residentes ganarse la vida.

"Si São Félix puede hacer esto real para todas sus comunidades, seguramente proporcionará lecciones para toda la Amazonía", dice Thompson. Pero al final, dice, el éxito dependerá de rancheros como Soares.

Ganado Nelore en la Amazonía
Moviendo la manada Las vacas Nelore prosperan en el calor tropical. A medida que los pastos más al sur se convirtieron en campos de soja, se alentó a los rancheros desplazados a establecerse en la Amazonía. © Kevin Arnold

A lo largo de la historia de Brasil, la cuenca amazónica ha sido en este país el equivalente al viejo oeste americano: vasto, en gran parte sin ley y escasamente poblado por grupos indígenas. Un siglo y medio después de la apropiación de tierras y de que el Destino Manifiesto empujara a los estadounidenses hacia el Océano Pacífico, un proceso similar ocurrió en Brasil. Las políticas gubernamentales en las décadas de 1960 y 1970 alentaron a los colonos a entrar en la región, ofreciendo tierras libres y asistencia económica a las familias empobrecidas de las regiones costeras abarrotadas en esta "tierra sin hombres para hombres sin tierra".

Los aeropuertos aparecieron y las carreteras cortaron el bosque para enlazar a los estados lejanos a los centros de población en el este y el sur. El proyecto de la carretera transamazónica, iniciado en 1972 y aún inconcluso, actualmente se extiende aproximadamente 3,000 millas de este a oeste.

Soares fue parte de una ola de migración en la década de 1980. Una explosión en el mercado de la soja impulsó una segunda gran migración en las décadas de 1990 y 2000, cuando las grandes empresas agrícolas arrebataron granjas y ranchos ganaderos en otros estados brasileños para plantar soja, que se puede cosechar dos veces al año en los trópicos. Esto empujó a más colonos a adentrarse aún más al bosque.

El proceso altamente desorganizado dio lugar a la corrupción y la violencia y dejó a muchos colonos con títulos de tierras que no eran claros o eran inexistentes. También sirvió como receta para la deforestación. Así como los colonos en el oeste de Estados Unidos tuvieron que "mejorar" sus posesiones para recibir apoyo del gobierno —limpiar la tierra, levantar edificios y plantar cultivos o criar ganado de pastoreo—los inmigrantes en la Amazonía estaban esencialmente obligados a arrasar el bosque a medida que avanzaban.

Luiz Martins Reis Neto, el dueño de un pequeño rancho en São Félix, dice que en 1988 llegó cortando, literalmente cortando su camino a través de los árboles. "Cortamos y prendíamos fuego al bosque para crear espacio y plantar cultivos para alimentar al ganado", dice. "Todo el mundo se reunía e incendiaba el bosque". Los colonos no tenían más noción, dijo, y el gobierno les dió poca o ninguna orientación sobre cómo usar la tierra de manera eficiente. Esto comenzó un círculo vicioso arraigado en la ecología de la selva tropical. Los nutrientes no corren muy profundo en los suelos ricos en arcilla de la zona, por lo que después de unos años de pastoreo o siembra, el suelo se vuelve duro e improductivo. Los agricultores y ganaderos se vieron obligados a limpiar más y más tierras para nuevos campos y pastos.

De 2001 a 2012, Brasil fue responsable, en promedio, de tres cuartas partes de la deforestación (enlace en inglés) en la cuenca amazónica, principalmente a través de la ganadería y la agricultura a gran escala. En el pico de la deforestación en 2004, se talaron unas 10.700 millas cuadradas de la selva amazónica del país. El problema fue especialmente grave en el estado de Pará, donde se encuentra São Félix, en gran parte porque es el hogar del rebaño de ganado más grande del país, con más de 2 millones de cabezas.

Ganadero del Bosque Amazónico
Área de trabajo Con poco cumplimiento de las leyes forestales nacionales, agricultores y rancheros en São Félix do Xingu despejaban cientos de millas cuadradas cada año. Ahora, rancheros como Lazir Soares de Castro están ayudando a que la selva crezca nuevamente. © Kevin Arnold

Alrededor del 80 por ciento de la selva amazónica sigue en pie hoy en día, pero en los años 1990 y 2000 la tasa a la que estaba cayendo llamó la atención del mundo. A medida que la presión nacional e internacional aumentó al paso de la conciencia pública sobre la deforestación y sus efectos en el cambio climático global, la política del gobierno brasileño comenzó a dejar de promover el asentamiento y alentar el desarrollo sostenible. La creación de la lista negra en 2008 fue una señal clara. La inclusión en la lista dio lugar a una supervisión federal más estricta y sanciones económicas contra los condados para desalentar la deforestación.

Las fuerzas del mercado también estaban siendo presionadas, ya que los consumidores exigían que los productos de la selva tropical fueran sostenibles. En abril de 2009, TNC fue invitada a São Félix por una empresa de envasado de carne que tenía problemas para encontrar proveedores en conformidad con el Código Forestal (enlace en inglés) del país. Aprobado originalmente en 1965, el Código requería (entre otras cosas) que los terratenientes del Amazonas reservaran entre el 50 y el 80 por ciento de sus tierras como selva tropical protegida o como recrecimiento, o de lo contrario que compraran más propiedades como compensación.

Hasta 2009 el requisito había sido ampliamente ignorado, dice Marcio Sztutman, gerente de Tierras Críticas para TNC en Brasil. Las tensiones eran altas cuando la organización fue por primera vez a São Félix, dice. Productores como Soares y Reis Neto estaban furiosos con los gobiernos federal y estatal por crear esa situación—y por hacerlos cargar la peor parte de la culpa. "No les gusta ser vistos como criminales", dice Sztutman. "Prefieren cumplir con las regulaciones, si les permite mantener su sustento".

Las cosas se calmaron una vez que los empleados de TNC explicaron que estaban allí para ayudar, no para paralizar la economía local. Durante el año siguiente, TNC ayudó a São Félix y a otros condados a establecer un registro computarizado de tierras rurales conocido por sus siglas en portugués, CAR. Los terratenientes debían ayudar a mapear y registrar sus propiedades y asumir las responsabilidades de cuidar la tierra.

El registro era esencial para el cumplimiento del código forestal porque resolvía un problema crítico, dice Thompson. A pesar de que Brasil tiene algunos de los mejores datos satelitales terrestres que cubren la Amazonía, si el gobierno no sabía quién poseía qué, era casi imposible asignar responsabilidades. "Teníamos todos estos grandes datos de deforestación, pero nadie sabía en la propiedad de quién estaba", dice. Con el registro, "si puede supervisarlo desde el espacio, puede saber quién está en cumplimiento o no".

La situación se ha complicado debido a la poca claridad que hay acerca de la tenencia de la tierra en la región. Menos del 4 por ciento de las tierras privadas en la Amazonía de Brasil tiene registros de propiedad claros hoy en día. Es por eso que TNC empujó para desvincular el proceso de registro del proceso de reconocer la propiedad, aunque el registro también es un paso en esa dirección, dice Thompson. Aunque el registro de los terrenos no confiere la tenencia legal, "al menos las personas están en el sistema y saben que pueden ser rastreadas", dice. "Es una señal de que están dispuestos".

El proceso recibió un impulso cuando se realizaron cambios en el Código Forestal en 2012. Algunos cambios hicieron la conservación más difícil y complicada, dice Sztutman, pero la revisión también hizo que el registro de tierras se requiriera por ley federal, con todas las propiedades rurales que se registraron en mayo de 2016. Esto creó un incentivo para que los terratenientes cumplieran con el código, dice Sztutman.

Mosaico Amazónico Brasileño
Supervisión Por ley, el 75 porciento de esta propiedad debe ser forestal. El paisaje muestra un mosaico de pastos y tierra que quedan para recrecer. © Kevin Arnold

La reducción de la deforestación era sólo un lado de la ecuación. El otro era ayudar a los terratenientes a hacer que sus tierras ya despejadas fueran más productivas. Al intensificar la producción a través de mejores prácticas de cría como el pastoreo rotacional, los ganaderos podrían mantener más ganado por acre. Soares, uno de los más de 20 productores de una asociación local de carne de vacuno sostenible, vio cómo su densidad de ganado casi triplicó en sólo dos años.

Reis Neto dividió su tierra en pastos más pequeños, algunos de los cuales alquila a otros ganaderos para pastoreo. Al hacerlo, dice que puede ganar el doble en la misma área, sin talar árboles. "Cuando me uní al proyecto, algunas personas me advirtieron: 'Ten cuidado, nadie da nada a nadie'. Entonces empezaron a ver los resultados, y ahora me piden que les presente a la gente de conservación".

IBM también colaboró con TNC para desarrollar y mejorar una herramienta de software para rastrear la deforestación, acoplando la enorme base de datos de tierras de los condados con un software que compara las parcelas de granja con imágenes satelitales históricas. De esta manera, las autoridades pueden realizar un seguimiento del cumplimiento del código forestal a lo largo del tiempo, así como formular planes eficaces de gestión de tierra. Dependiendo de la ubicación, hasta el 80 por ciento (enlace en inglés) de la tierra debe quedar intacta. Una vez que están en el sistema, los operadores que han superado su límite deben registrar qué áreas se dejarán volver a crecer.

Algunos agricultores están ayudando al proceso replantando especies nativas como el cacao, el plátano y las maderas duras, que pueden proporcionar una fuente confiable de ingresos. TNC está ayudando a las pequeñas granjas de São Félix a aumentar la producción de alimentos sin causar pérdida de hábitat. Como beneficio adicional, estos espacios agroforestales de especies nativas cuentan como bosques replantados para el cumplimiento de la ley.

A nivel estatal, TNC ha trabajado para implementar la CAR en 12 condados de Pará y en el condado colindante de Mato Grosso, un estado con niveles comparables de deforestación. En noviembre del año pasado, se registraron 166.455 propiedades en Pará, que abarcaban casi 150.000 millas cuadradas, o dos tercios del estado. Este total incluía unas 7.500 propiedades de São Félix. Uno de los principales desafíos ahora, dice Thompson, es ampliar el proceso de registro a cientos de condados y, finalmente, a más de 5.000 en todo el país. Otro desafío es vincular los tres niveles de la CAR—condado, estado y federal—y hacerlos compatibles entre sí.

Mientras tanto, la deforestación en la Amazonía brasileña ha ido disminuyendo lenta pero constantemente desde 2004. En 2014, menos de 60 millas cuadradas de bosque fueron despejadas en São Félix. Esto no fue suficiente para sacarlo de la lista negra, pero en 2010 TNC ayudó a que el condado cercano de Paragominas se convirtiera en el primero en abandonar la lista después de reducir la deforestación y lograr un 80 por ciento de registro de tierras. "La gente está empezando a creer que el registro rural realmente está funcionando", dice Benito Guerrero, especialista en uso de suelos de TNC en Brasil. "Paragominas es un modelo que demuestra que es posible que el desarrollo económico y la protección del medio ambiente funcionen mano a mano".

Cultivo de cacao brasileño
Nueva empresa Deniston Mariano Dutra y su hijo Matheus Correia Dutra cosechan semillas de cacao. Después de renunciar al ganado, la familia replantó su granja con estos árboles autóctonos. © Kevin Arnold

Para garantizar que los productos de la selva tropical se produzcan de manera sostenible, TNC ha estado trabajando con empresas privadas para establecer compromisos de deforestación en sus cadenas de suministro. Empresas como Cargill (enlace en inglés) ya se han comprometido a establecer un sistema de rastreo y a dejar de utilizar cualquier soja cuya producción cause deforestación en los trópicos. "Nuestro enfoque es entender el negocio como parte de la solución", dice Thompson.

Una vez que los ranchos están en el registro, los compradores de carne pueden rastrear la transferencia del ganado hasta sus orígenes para verificar que los vendedores están operando dentro de las leyes de deforestación. Esto da a los ganaderos que cumplen con las normas un lugar legítimo en el mercado regional, y emplear mejores prácticas de ganadería puede agregar valor a su carne de res. En el extremo del consumidor, Walmart en Brasil está trabajando para obtener carne del Grupo Marfrig, que compra carne de vacuno sólo de ranchos libres de deforestación (enlace en inglés) en São Félix, proporcionando un incentivo para que los ganaderos cumplan con el código forestal.

Este es un ejemplo de recompensar a la gente por la conservación en lugar de castigarlos por causar deforestación—más palo que zanahoria, como lo dijo Thompson. "El lado de control no te lleva tan lejos. Quieres que sea ganar-ganar para todos".

Lo que pase en la Cuenca del Amazonas afectará mucho más que sólo a Brasil. El país es el séptimo emisor mundial de gases de efecto invernadero, con poco más del 30 por ciento causado por la deforestación en 2014. Ahora que Brasil se ha comprometido con reducir la deforestación en un 80 por ciento y a disminuir las emisiones en al menos un 36 por ciento para 2020, demostrar un cambio en lugares como São Félix y Paragominas es especialmente importante: "Si somos capaces de resolver la situación allí", dice Sztutman, "probaría que la deforestación es resoluble en cualquier lugar".

Plátano y papaya de la Amazonía
Acopios Panhre, Koprin y Ngrenhrere Xikrin recolectan plátanos y papayas del bosque cercano al pueblo Pot Kro. © Kevin Arnold

Los rancheros como Soares se ven a sí mismos en la primera línea del esfuerzo. Mirando a través de su rancho —llamado Santa Victoria, dice, porque finalmente ganar el título de la tierra era prácticamente "una victoria sagrada"— él resume la situación con una alegoría: "Una vez, cuando el bosque se incendió, todos los animales se precipitaron en el arroyo y gritaron: '¿Qué haremos ahora?' Un colibrí vino y llenó su pico de agua y lo roció en el fuego. Los animales dijeron: '¡Estás loco! Usted no va a apagar el fuego de esa manera! Ella dijo: 'Estoy haciendo mi parte. Si cada uno tira un poco de agua, vamos a apagarlo.'

"Así que estoy haciendo el trabajo de los colibríes", dice, con los ojos empañados. "Yo hago mi parte".

Aprende más sobre el trabajo de TNC en la Amazonía. (enlace en inglés)