Prensa

La Conferencia sobre Diversidad Biológica de la ONU COP15-CDB mete un gol histórico para la naturaleza

SALMÓN CHINOOK
SALMÓN CHINOOK El salmón chinook adulto (Oncorhynchus tshawytscha) salta a la cascada en su viaje de regreso a las aguas de desove. © Jeffrey Rich

Mientras los ojos de miles de millones estaban concentrados en lo que pasaba en el estadio de fútbol de Qatar, a miles de kilómetros de distancia, en Montreal, un resultado aún más trascendental se lograba en la Conferencia sobre Diversidad Biológica de la ONU COP15, en la que años de arduas negociaciones culminaron en la adopción del Marco Mundial de la Biodiversidad de Kunming-Montreal —una hoja de ruta internacional en común para salir de la crisis de la pérdida de la naturaleza y en pos de un mundo más positivo para la naturaleza—, que se aprobó finalmente en las primeras horas de la mañana canadiense.

 Con respecto a este resultado positivo de una reunión que estaba empantanada la semana pasada, Andrew Deutz, director de Política Global, Instituciones y Financiamiento de la Conservación de The Nature Conservancy (TNC), comentó:  

“Si más personas comprendieran la velocidad, la gravedad y las implicancias a largo plazo de la pérdida de la biodiversidad, los ojos del mundo se habrían enfocado en Montreal en lugar de Qatar estas últimas dos semanas. 

Con el dramático declive ecológico de cara a las presiones de origen humano como telón de fondo, el mundo necesitaba desesperadamente que la COP15-CDB cumpliera. Y eso es justamente lo que hizo, anotando una victoria para las personas y la naturaleza. 

La pandemia puede haber retrasado los planes de China de organizar toda la COP en Kunming luego de mucha perseverancia, pero se siente adecuado que su delegación haya podido hacer que el Marco Mundial de la Biodiversidad (MMB) cruzara la meta. 

A no equivocarse: este es un resultado histórico para la naturaleza. El Marco Mundial de la Biodiversidad de Kunming-Montreal resultante proporciona un largamente esperado mapa para guiar nuestro cambio de rumbo colectivo de la suerte de la naturaleza en esta década crucial. 

Los puntos destacados incluyen la adopción del objetivo 30x30 para asegurar la conservación efectiva del 30 % de las tierras, los mares y las aguas continentales del mundo, y el área decisiva de movilización de recursos (dicho simplemente: asegurar los fondos necesarios para financiar nuestra transición hacia un mundo más positivo para la naturaleza cerrando la brecha de aproximadamente USD 700 000 millones anuales en financiamiento de la naturaleza y garantizar que todos los flujos de fondos públicos y privados con el tiempo se transformen en positivos para la naturaleza). 

El objetivo dentro del Marco finalizado en torno a la declaración corporativa de riesgo para la biodiversidad también da una señal importante a las compañías de que deberían ajustar sus modelos comerciales y estrategias de inversión en pos de una economía positiva para la naturaleza.

En esta línea, fue alentador ver tanto impulso en Montreal generado en torno a la financiación de la biodiversidad a través de iniciativas como Coalición de Alta Ambición, Compromiso de los Líderes por la Naturaleza, Plan de Acción de los 10 Puntos y los movimientos de Proyecto de Financiamiento para la Permanencia (PFP). 

Nada de esto es para sonar pesimista en relación con el logro que representa el Marco Mundial de la Biodiversidad de Kunming-Montreal. En una época tan cambiante, deberíamos celebrar el logro de las delegaciones negociadoras y la sociedad civil que han conseguido este acuerdo, pero al mismo tiempo debemos reconocer también que es el fin del principio, y no el principio del fin, de la crisis natural. 

En Montreal fui testigo del esfuerzo que las delegaciones negociadoras, la sociedad civil y las ONG invirtieron para conseguir este avance. Para volver a las metáforas del Mundial de Fútbol, realmente se sintió como una final de campeonato que iba con los tapones de punta hacia el alargue. La gran diferencia es que, mientras que Leo Messi y sus compañeros de equipo ahora pueden sacarse los botines y regocijarse con una merecida victoria, para la comunidad mundial de la biodiversidad ya se vislumbra la próxima fase de arduo trabajo: integrar la arquitectura del marco en las políticas a nivel de país que aportarán progreso significativo donde más importa, en los ecosistemas en peligro que representan el sistema de soporte vital colectivo de nuestro planeta. 

TNC está lista en toda nuestra red internacional para apoyar lo que espero será un enorme salto adelante en la relación de la humanidad con el mundo natural a través del histórico Marco Mundial de la Biodiversidad de Kunming-Montreal”.

Ampliando sobre el resultado obtenido en Montreal, Shaughan McArthur, director asociado de Relaciones Gubernamentales de Nature United, expresó: 

“Al darle la bienvenida al mundo a la COP15 en Montreal, Canadá dio un paso adelante para inspirar la colaboración en pos de un Marco de la Biodiversidad de Kunming-Montreal que pudiera ofrecer una base para gobiernos, sociedad civil, comunidades indígenas y empresas que se comprometen con un mundo más positivo para la naturaleza. Esto incluye compromisos con el liderazgo indígena como un vehículo de reconciliación, y con hacerse responsable legalmente de atacar la pérdida de biodiversidad. 

Nature United ansía trabajar con Canadá para concretar estas ambiciones, de una manera que ratifique el espíritu del Marco y que sirva de ejemplo para las personas, los gobiernos y las empresas del mundo”.

The Nature Conservancy (TNC) es una organización ambiental global dedicada a la conservación de las tierras y aguas de las cuales depende la vida. Guiados por la ciencia, creamos soluciones innovadoras y prácticas a los desafíos más urgentes de nuestro mundo para que la naturaleza y las personas puedan prosperar juntos. Estamos abordando el cambio climático, conservando las tierras, las aguas y los océanos a una escala sin precedentes, proporcionando alimentos y agua de manera sostenible y ayudando a hacer las ciudades más sostenibles. Trabajamos en 76 países y territorios: 37 por impacto directo de conservación y 39 a través de socios, usando un enfoque de colaboración que involucra a las comunidades locales, los gobiernos, el sector privado y otros socios. Para obtener más información, visite TNC en América Latina o siga @TNCLatinamerica en Twitter.