Kenison parada con sus manos detrás de su espalda y su cabeza levantada hacia un denso bosque verde, en una columna solar
Vets in Nature ROCHESTER, WASHINGTON — MAY 10, 2019: Kaylee Kenison at her home in Rochester, Washington with her family Lance Kenison (husband) and their daughter Sophia Kenison (6 yrs old). Portraits of Kaylee along a stream in the woods near her home where she often takes lunch breaks. – Photo by Amy Toensing © Amy Toensing

Proteger la tierra y el agua

Botas en el Suelo

Conservacionistas plantean la posibilidad de que los veteranos pueden tener una profesión en el medio ambiente y un hogar en la naturaleza.

Por Jenny Rogers, Editora y Escritora Asociada, Nature Conservancy Magazine

Fred Napoleon es el primero en llegar al rancho. Vestido apropiadamente con suéter y cargando vino de caja como un regalo de hospitalidad, es el único al que no se le retrasó el vuelo a Montana.

Napoleon, un soldado retirado de la Armada que desplegó en la primera Guerra del Golfo, es uno de los 11 veteranos reunidos en Pine Butte—un remoto rancho de invitados en el oeste de Montana, ahora propiedad de The Nature Conservancy. Se sienta en la cocina mientras los organizadores de esta reunión, un retiro pesca con mosca, se escabullen preparando sandwiches y detalles finales.

A las afueras, es más tranquilo. Se observa un denso humo blanco al oeste, de los incendios forestales de Agosto. Esto oculta el sol del atardecer sobre las montañas del Área Salvaje Bob Marshall—una extensión de más de un millón de acres de bosque, lagos alpinos y praderas. Este es un país de osos pardos, y uno de los organizadores le da a Napoleon una lata de aerosol para osos, antes de dirigirlo a su cabaña para dormir.

De regreso en la cocina, los tres organizadores discuten. Son miembros del personal de TNC, pero todo lo que están haciendo aquí es más allá de sus trabajos fijos: Brent Lathrop, quien sirvió en la Armada como reservista desde la era de Vietnam hasta la Guerra del Golfo, es director del trabajo que realiza TNC en el sudeste de Wyoming. Kaylee Kenison es una antigua médico de la Guerra de Iraq, que gestiona las operaciones para la sección de TNC en Montana. Michelle Kotulski, una desarrolladora de e-learning y esposa de un marino, voló desde Hawaii y ha estado despierta por 36 horas seguidas.

Ellos son parte de un equipo más grande que ha tomado un segundo trabajo apoyando a los veteranos que trabajan para TNC y ayudándolos a conectar la organización con los veteranos en general. Ellos se hacen llamar Veteranos al Servicio de la Naturaleza, o VINS (por sus siglas en inglés), y son uno de los numerosos grupos empleados especializados que han surgido en la organización en los últimos siete años.

Esta semana el grupo se asociará con una organización servicial de veteranos llamada Proyecto Curación de Aguas Pesca con Mosca para traer al anterior personal militar a este rincón de Montana, para un retiro guiado de pesca con mosca. Proyecto Curación de Aguas Pesca con Mosca enseña a los veteranos a vivir con discapacidades, cómo atar moscas y pescar, en reuniones similares en todo Estados Unidos. Esta semana, han sido invitados para pescar la preserva, y es sólo el segundo retiro organizado por TNC. Es una prueba—dos comunidades descubrirán cómo trabajar juntos y lo que pueden ofrecer mutuamente. Los sueños son grandes para ambos: Proyecto Curación de Aguas está buscando más lugares para que sus miembros practiquen la pesca como una forma de terapia. The Conservancy quiere conectar a los veteranos con los paisajes que ha protegido, y, en el camino, reclutar más veteranos en el trabajo de conservación.

Fácil de decir pero no de hacer, dice Kotulski. En Hawaii, entró en una sala de feria de carreras con 600 veteranos y sólo tres de ellos habían escuchado sobre TNC.

En el rancho, una van se detiene y el resto de los veteranos salen, cargando cañas, chalecos de pesca y vadeadores en las pequeñas cabañas. En la cabaña principal, los líderes informan a los veteranos lo básico: cuando se sirve el desayuno, exactamente cuando saldran a los ríos para pescar y, tal vez lo más importante, cómo usar aerosol para osos.

Los veteranos deambulan extrañamente, presentándose. Aquí son extraños, que vienen de diferentes estados y diferentes guerras. Uno pregunta a Kotulski si TNC cree en la existencia del cambio climático, añadiendo que él no cree en eso. Otros discuten sobre viajes de caza, y peligrosos encuentros con alces en Alaska y osos en el estado de Washington. No obstante, todos tienen una cosa en común: No pueden esperar para entrar al agua.

View from Guthrie Trail
Paraíso Montana Apropiado por The Nature Conservancy desde 1979, la Reserva Pine Butte se encuentra en el frente de las Montañas Rocosas, cerca del Área Silvestre Bob Marshall. Hogar de osos y la bifurcación sur del Río Teton, funcionó como un rancho para turistas por muchos años. © Nathan Birkeland/TNC

Kenison no está segura de cómo tantos veteranos trabajan para TNC. Cuando ella aplicó en 2014, nunca había escuchado de TNC antes. Sólo necesitaba un trabajo y lo necesitaba en Montana. De acuerdo con Kenison, 38 empleados se han identificado como veteranos militares de los casi 3,500 miembros de TNC trabajando en los Estados Unidos. Eso es cerca del 1%. Según reportes demográficos, el equipo deduce puede haber algunos que han decidido no identificarse, en un deseo de mantener el registro de su servicio en el pasado, o quizá por miedo de no encajar en una organización con tan pocos veteranos militares.

A pesar de eso, TNC quiere crecer en número, dice Greg Jacob, un asesor político en Albany, Nueva York, y uno de los co-líderes del grupo de empleados. Jacob dice que les gustaría que los veteranos empleados fueran un 6% del personal, que es cercano al porcentaje de veteranos en la población estadounidense. Los veteranos han experimentado trabajar al aire libre, dice, vienen de una disciplina ética de trabajo, y constantemente tienen deseo de participar en una misión voluntariamente—algo que TNC y la comunidad ambiental pueden utilizar. En el grupo de TNC, dice él, "nos gusta decir que se puede enseñar técnica pero no se puede enseñar actitud." Pero la transición no es siempre fácil de ver para los veteranos de guerra.

"No es simplemente, una conexión natural en las personas," dice Kenison. "Cuando piensas en el ejército, ¿qué es lo que piensas? Piensas en personas en tanques, o humvees, o personas disparando armas... No piensas en conservacionistas. No piensas en personas que se preocupan por el medio ambiente.

Una razón para esto, sugiere Lathrop, es el abismo social que él dice, se desarrolló entre los veteranos y los conservacionistas en la era Vietnamita. En ese tiempo, el movimiento ambiental fue liderado en parte por académicos, un grupo que tendía a recibir aplazamientos en sus proyectos. En las décadas siguientes, la conservación fue politizada aún más, creando la impresión de que aquellos protegiendo la naturaleza no tendrían intereses en común con ex-personal militar.

Esa antigua división va perdiendo fuerza entre los jóvenes militares y los conservacionistas, Lathrop dice, creando e inaugurando grupos ambientales como TNC para disminuir ese antaño abismo. Sin mencionar que, Kenison señala que hay un segmento de la comunidad americana veterana que caza, pesca y está muy conectada a la tierra. "Y la mayoría de ellos, quieren preservarla para que sus hijos, hijas y las generaciones venideras puedan experimentar también, eso que ellos disfrutan."

Equipo médico verde militar se abre con tijeras y pinzas
Efectos Personales Kenison aún conserva su equipo de campo de la época que pasó como médico en Iraq. © Amy Toensing

Preguntas y Respuestas: Kaylee Kenison

Lea una entrevista (en Ingles) con Kaylee Kenison acerca de su transición de médico militar a conservacionista en Montana, y por qué piensa que la transición puede ser beneficiosa para otros.

En un secreto lugar de pesca local, los veteranos se distribuyen, reclamando derecho en el borde de un lago perfectamente inmóvil. Es el primer día despejado de la semana, ahora que está soplando el viento, el humo de los incendios vuela en otra dirección. Guías pesqueros—uno de ellos, un amigo del gerente de la Reserva Pine Butte—prepara las cañas de pescar y da tutoriales.

Después de media hora, hay conmoción en un rincón del lago. Jason Bankston, retirado de la marina, ha atrapado el primer pescado del día. Cerca de ahí, pescadores lo felicitan, y toman una foto. Un guía lo ayuda a regresar la trucha al agua, y una competencia toma lugar posteriormente, para ver quien atrapa al siguiente.

Más tarde, en la sombra de una pickup, un poco alejado del agua, uno de los veteranos descansa y observa el lago y las montañas. Al principio del viaje, confesó al grupo que había tenido problemas para subir al avión en dirección a Montana. Para él, decir adiós a su perro guía y empezar un viaje aquí ha sido la parte más difícil. No ha atrapado un pescado hoy, pero dice que no le importa. "Es suficiente estar aquí," dice con una sonrisa.

Jacob, el co-líder del grupo de TNC, dice más tarde que estos retiros se basan en algo llamado "terapia de tierra." "Es una tradición que se remonta a la Primera Guerra Mundial, cuando los soldados regresaron de la guerra y [algunos] estaban experimentando lo que llamaron en la época ‘neurosis de guerra’—o lo que hoy llamamos "TEPT," dice él. El gobierno británico, inauguró viveros para emplear a los veteranos y acelerar la producción de alimento para la población de la posguerra, dice Jacob.

"Lo que descubrieron es que a los veteranos que fueron empleados para puestos de horticultura, les estaba yendo mejor, que a aquellos que estaban en industrias o que no trabajaban en absoluto."

Hay muchas anécdotas y estudios cortos al respecto pero aún no hay un gran cúmulo de evidencia cuantificable. El Departamento de Asuntos Veteranos actualmente investiga que papel juega el medio ambiente en la curación de sobrevivientes traumáticos—sean veteranos de guerra o no. Todo es parte de un cuerpo de investigación en desarrollo en las conexiones entre el medio ambiente y el bienestar físico y mental.

Durante un retiro que Jacob ayudó a organizar en noviembre del 2018, en la Reserva Mashomack de TNC en Nueva York, un pequeño grupo de veteranos de las guerras en Iraq y Afghanistan pasaron un largo fin de semana escalando en las dunas y playas cerca de la punta de Long Island, ayudando al personal de TNC con mantenimiento de preservación. Todos los veteranos que han regresado recientemente, son el objetivo de contratación demográfico que TNC busca reclutar.

No se trata solamente de contratar buenos trabajadores. The Conservancy ha trabajado con el ejército por años, protegiendo el hábitat de especies en peligro de extinción al rededor de las bases. Pero con el ejército reconociendo el cambio climático como una amenaza seria, y apresurándose para reforzar sus bases, hay oportunidad para organizaciones de conservación como TNC, para asociarse en proyectos ambientales.

A nivel más personal, Lathrop ha encontrado que su servicio militar ayuda a construir confianza, al momento de conocer socios potenciales, como propietarios privados.

“Ellos hacen preguntas; quieren saber quien eres, qué haces, de donde eres," dice él. "Yo crecí en un rancho en Nebraska. Eso es un bonus. Pero muchas veces, el ejército saldrá en la plática... Toda la conversación cambia y después podemos hablar sobre negocios." En otras palabras, dice él, ser un veterano ha abierto muchas puertas para él, por lo consiguiente, abre puertas en TNC también.

El último día del viaje—después de nadar por el Río Missouri—el grupo se divide en dos grupos para hacer senderismo. Uno escala hacia un lago alpino azul turquesa para pescar. El otro camina hacia el homónimo Pine Butte para observar por encima del valle.

Regresan con historias sobre el alce que en vieron en la distancia y la vista desde el lago por encima del límite del bosque. Uno de ellos lleva un par de cuernos que un alce dejó en la senda. Gary Rinh, un antiguo secretario de comunicación de la Fuerza Aérea, se ofrece a llevar la cornamenta a Pennsylvania, donde un amigo suyo la reducirá a pequeñas piezas para usarlas como asas en las cañas de pesca de los veteranos. (Normalmente, los visitantes tienen prohibido tomar cornamentas de Pine Butte, pero el gerente hace una excepción en este caso.) Kenison saca una segueta, y Rihn recorta la cornamenta para el viaje en el avión: El hueso recién cortado despide un olor a cabello quemado.

En la cabaña, Tom Farrell, un veterano de la Armada, y uno más de los pescadores de mosca expertos, ofrece llevar a otro veterano a pescar de regreso en Colorado. En la chimenea, Fred Napoleon observa a Lathrop, el personal de TNC, y su copa de vino. "No habia dormido así en años," Napoleon dice, añadiendo después, "Esto, para nosotros, es una liberación de nuestros fantasmas cotidianos."

Al siguiente día, abordando el avión de regreso a la Costa Este, uno de los veteranos se aprieta en un asiento del medio. La gorra de beisbol que traía al principio está empacada en su maleta, reemplazada por una portando el antiguo logo del Rancho Turístico Pine Buttle. Una mujer, en vestimenta de negocios, se sienta junto a él y lo observa dos veces. Le cuenta emocionada sobre días de infancia en Pine Buttle, y le pregunta dónde consiguió la gorra. Lentamente, empieza a contarle sobre su semana.