An aerial view of the Cara Blanca Pools 16, 17, 18, 19 in Belize's Maya Forest
Cara Blanca Pools An aerial view of the Cara Blanca Pools 16, 17, 18, 19 in Belize's Maya Forest © Tony Rath

Prensa

Alianzas para conservar la Selva Maya de Belice

96.000 ha. de bosque tropical en peligro, están ahora protegidas, impulsando la acción climática y asegurando hábitat para especies amenazadas

22 de abril, 2021 | Arlington, VA, EE. UU. – Hace décadas nació una idea radical para proteger la Selva Maya en Belice. ¿Qué pasaría si las ONG, el gobierno, los líderes comunitarios y las empresas formasen una coalición para conservar uno de los últimos remanentes de selvas tropicales prístinas que quedan en el mundo? 

Hoy ese sueño se hizo realidad, con más de una docena de organizaciones unidas para proteger casi 96.000 hectáreas (236.000 acres) de tierra que representa un eje insustituible en la conservación del mayor remanente de bosques tropicales que queda en las Américas, fuera del Amazonas. Esta nueva área protegida es contigua y casi duplica el Área de Manejo de Conservación de Río Bravo, que fue protegida gracias a los esfuerzos de The Nature Conservancy (TNC). Combinadas, representan el 9% del territorio de Belice y aseguran un corredor vital para la vida silvestre en los bosques cada vez más reducidos de América Central. Juntas, estas nuevas acciones de protección llenarán un vacío importante en una vasta red forestal llamada Selva Maya que cubre más de 15 millones de hectáreas de bosques (38 millones de acres) incluyendo 4,5 millones de hectáreas  (11 millones de acres) de áreas protegidas a lo largo de América Central. Belice ha estado a la vanguardia de la conservación de tierras y mares y, sumando las áreas protegidas establecidas anteriormente, casi el 40% del territorio de Belice ahora tiene algún grado de protección. 

“El proyecto de Selva Maya de Belice nos permite cumplir con nuestras metas de reducir las presiones sobre la biodiversidad, mejorar la mitigación y la adaptación a los impactos del cambio climático, así como nuestros objetivos de manejo sostenible del ecosistema para salvaguardar los bienes y servicios que ofrece”, afirma Hannah St. Luce-Martinez, directora de la Oficina Nacional de Biodiversidad de Belice. 

Desde 2011, el corredor de la Selva Maya que conecta el macizo montañoso con la selva Maya de Belice ha enfrentado tasas de deforestación casi cuatro veces superiores al promedio nacional, impulsadas principalmente por el desmonte de tierras para la agricultura a escala industrial. Ese era el destino que también parecía muy probable para esta extensión de tierra. Asegurar la protección de este ecosistema crítico para el clima y la naturaleza significa preservar el hábitat de algunas de las especies más emblemáticas del mundo, como los jaguares y los ocelotes, así como proteger una importante reserva de carbono que representa una solución natural al cambio climático. Este proyecto es un excelente ejemplo de este tipo de solución, que preserva cantidades significativas de carbono secuestrado, que de otro modo se perdería debido a la deforestación, al tiempo que ofrece beneficios colaterales valiosos, especialmente para la biodiversidad.

“En un mundo más cálido y superpoblado, salvaguardar los últimos lugares icónicos para proteger la naturaleza para la biodiversidad y las soluciones climáticas es clave para nuestra misión”, asevera el Dr. Jeffrey Parrish, director general global para la protección de la naturaleza de The Nature Conservancy. “La protección innovadora y colaborativa de la naturaleza es esencial no solo para la supervivencia de especies como los jaguares, sino también para preservar los medios de vida sostenibles, el aire limpio, la seguridad hídrica y para abordar la crisis climática”. 

Las soluciones climáticas naturales son acciones de conservación, restauración y manejo territorial mejorado que aumentan la captura de carbono o impiden las emisiones de gases de efecto invernadero en paisajes y humedales de todo el mundo. Junto con innovaciones en energías limpias y otros esfuerzos para descarbonizar las economías mundiales, las soluciones climáticas naturales suponen algunas de nuestras mejores opciones en respuesta a la crisis climática. 

“Salvar ecosistemas como la Selva Maya de Belice es fundamental si queremos tener éxito en recuperar el equilibrio en la relación de la humanidad con el mundo natural y evitar los peores impactos del cambio climático”, explicó Edilberto Romero, director ejecutivo de Programa para Belice. “Esta alianza no solamente asegurará el futuro de una pieza vital que faltaba en el rompecabezas de áreas protegidas de los bosques irremplazables de América Central, sino que también asegurará los medios de vida de aquellas comunidades que, como el icónico jaguar y otras especies carismáticas, dependen de esta región para su supervivencia”. 

La Selva Maya de Belice es un hotspot de biodiversidad tropical, hogar de 200 especies de árboles en un mosaico de bosques, sabanas y humedales, además de 400 especies de aves, más de cien de ellas migratorias. La megafauna carismática que depende de este valioso ecosistema incluye al tapir, el mono aullador y el mono araña, junto con algunas de las poblaciones supervivientes más grandes de América Central de jaguares, pumas, margay y otros felinos nativos. 

Los socios que han hecho posible el proyecto de conservación de la Selva Maya de Belice a través de años de esfuerzo incluyen: Fundación Bobolink, Cornell Lab of Ornithology, Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP, Corozal Sustainable Future Initiative, International Tropical Conservation Fund, Gallon Jug Estate, Global Wildlife Conservation, Mass Audubon, Programa para Belice, Symphasis Foundation, The Nature Conservancy, Rainforest Trust, Instituto de Investigación Ambiental de la Universidad de Belice, Wildlife Conservation Society, World Land Trust y Wyss Foundation.

CITAS DE SOCIOS (EN ORDEN ALFABÉTICO):

 

“Este proyecto es ejemplo de una acción de conservación notable, con financiamiento innovador, alianzas innovadoras y niveles de colaboración poco comunes. Lo más importante, asegura un futuro para un rincón muy importante del planeta y para la extraordinaria biodiversidad que alberga”. 

Wendy Paulson, presidenta de la Fundación Bobolink

 

“Esta enorme extensión forestal es un eje para la conservación a gran escala de la Selva Maya, pero su futuro ha estado en juego por décadas. La protección permanente de esta enorme parcela aporta   conectividad y escala de suma importancia para la conservación del ecosistema de bosque tropical más grande de América Central”. 

John Fitzpatrick, director, Laboratorio de Ornitología de Cornell 

 

"Después de más de 30 años de esfuerzos en Belice para proteger sus preciosos bosques secos y estacionales, aplaudo el gran paso adelante que se ha dado con la protección de la Selva Maya de Belice. Durante la última década, hemos podido medir los impactos del cambio climático en el noreste de Belice, un cambio que claramente se ha visto exacerbado por la importante deforestación que está sufriendo la zona. A nivel regional, perder los 1000 km2 de la Selva Maya de Belice habría tenido un impacto muy significativo en los patrones de lluvia futuros. Por lo tanto, era completamente lógico que intentáramos hacer nuestra parte para ayudar a protegerlo. El hecho de que tantas organizaciones hayan trabajado juntas para salvar este bosque tan importante abre el camino hacia esfuerzos más colaborativos para responder ante una de las mayores emergencias del siglo XXI: asegurarse de que todos los bosques intactos que quedan en nuestro planeta permanezcan en pie”.

Caspar Bijleveld, secretario de la Junta, Fondo Internacional para la Conservación Tropical (ITCF)

 

“Esta propiedad siempre ha sido una pieza importante de la historia de Belice y gracias a TNC y sus socios locales e internacionales este bosque siempre estará ahí para la población de Belice y la conservación de un hábitat crítico, y como ejemplo de lo que puede lograr una alianza público-privada bien dirigida”. 

Michael H. M. Bowen, CEO, Gallon Jug Estate

“Esta alianza, liderada por TNC, ha rescatado una propiedad notable. Se trata de un proyecto de importancia mundial, que ayudará a garantizar aún más el patrimonio natural de Belice y que servirá como modelo de otras iniciativas de protección de hábitat a gran escala en la región. Esto llega en un momento en que la biodiversidad y el pueblo Centroamericano, como del resto del mundo, están bajo una creciente amenaza por el cambio climático. En pocas palabras, la escala, el alcance y el momento de este proyecto son impresionantes”. 

David J. O’Neill, presidente, Mass Audubon, que en 1988 fundó la organización beliceña independiente y sin fines de lucro Programme for Belize

“La protección de tierras, como la vasta e insustituible Selva Maya de Belice, es un paso fundamental para frenar la extinción de especies y estabilizar nuestro clima. Solo puede realizarse a través de alianzas, y Rainforest Trust se compromete a ayudar a replicar este éxito en todo el mundo ".

James Deutsch, Ph.D., director ejecutivo, Rainforest Trust

 

“WLT está encantado de ser parte de esta coalición para proteger este bosque vital. Fuimos fundados hace 30 años para ayudar a Programme for Belize a salvar el Área de Conservación y Manejo de Río Bravo, por lo que ver esta acción de conservación expandirse en toda la región para conservar más tierras y más especies es increíblemente emocionante. A todos en WLT nos apasiona el impacto que la acción colectiva puede tener para afrontar la crisis climática y frenar la extinción de especies y, en un año crucial para ambos, esta alianza para Belice abre un camino para mostrar lo que las personas, las organizaciones y los gobiernos pueden lograr cuando nos unimos por la naturaleza."

 Dr. Jonathan Barnard, director ejecutivo de World Land Trust

 

“Cuando lancé la campaña Wyss por la Naturaleza, mi objetivo era catalizar los esfuerzos de la población local y los gobiernos que trabajan en todos los rincones del planeta para acelerar el ritmo y la escala de la protección terrestre y oceánica. Es por ello que aprobé fondos para proteger la Reserva Selva Maya de la amenaza de la deforestación. Y por lo que propuse ampliar mi apoyo a los esfuerzos de conservación en Belice, trabajando junto a las comunidades, la sociedad civil y el gobierno para reforzar la posición de Belice como líder mundial en la protección de la naturaleza. Juntos, podemos salvaguardar la increíble biodiversidad de Belice y contribuir a proteger al menos el 30 por ciento del Planeta, en la tierra y en el mar, para 2030 ".

Hansjörg Wyss, presidente de la Fundación Wyss

The Nature Conservancy (TNC) es una organización ambiental global dedicada a la conservación de las tierras y aguas de las cuales depende la vida. Guiados por la ciencia, creamos soluciones innovadoras y prácticas a los desafíos más urgentes de nuestro mundo para que la naturaleza y las personas puedan prosperar juntos. Estamos abordando el cambio climático, conservando las tierras, las aguas y los océanos a una escala sin precedentes, proporcionando alimentos y agua de manera sostenible y ayudando a hacer las ciudades más sostenibles. Trabajamos en 72 países y territorios: 38 por impacto directo de conservación y 34 a través de socios, usando un enfoque de colaboración que involucra a las comunidades locales, los gobiernos, el sector privado y otros socios. Para obtener más información, visite TNC en América Latina o siga @TNCLatinamerica en Twitter.